PIENSOS PAVO

Luis Álvarez Cervera tuvo hace ya bastantes años un fabuloso caballo llamado Pico, un caballo de un talento extraordinario. Muy bonito, con una sangre terrible y con una calidad extrema.

Hoy he hablado con Luis, para que me recordase la historia del caballo, historia que a continuación se la ofrezco.

Luis vio a este caballo corriendo pruebas pequeñas en Bélgica y quiso comprarlo, pero finalmente no pudo realizar la operación. Al poco tiempo Francois Mathy adquirió a Pico, y tras confirmarlo en pruebas serias, en La Baule saltando una ría __ pisó el listón__ el caballo se hizo daño en un menudillo.

Tanto es así que Pico estuvo retirado tres años. En uno de sus viajes a casa de Francois Mathy, Luis adquirió a Pico, caballo con el que ganó en Madrid, ganó una Copa de Naciones de Lisboa, ganó la Potencia del Retiro (pasando 2,10 de una manera espectacular)…

Paul Schockemölhe adquirió al caballo, y tras haberse dado un golpe con él, se lo vendió a Barney Ward, el padre de McLain Ward.

Barney Ward corrió con Pico la Final de la Copa del Mundo de Goteborg 84 (creo que acabó en la decimoprimera posición), ganó la Potencia de Nueva York…

Pico tenía la mejor sangre de entonces en Bélgica, la sangre que cambio el mundo de BWP, ya que era un hijo de Lugano van la Roche, con una madre por Flügel van la Roche.

Esta misma secuencia genética la tenían dentro caballos como Pluco (Henk Nooren), o Porsche (Stanny Van Paesschen), ambos caballos de máximo nivel en su momento.

El que tenga una cierta edad, y haya podido ver a Pico con Luis, nunca lo olvidará…

Lamentablemente no dispongo de una instantánea de este animal de calidad.

Carolo López-Quesada

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad