PIENSOS PAVO

Mil novecientos cincuenta y siete fue un excepcional año para la hípica española; probablemente, fue una de las mejores añadas de la hípica nacional. Cosecha excelente.

Los grandes jinetes militares españoles, con la presencia civil de jinetes como Francisco Goyoaga, Carlos Figueroa, Carlos López-Quesada y José Álvarez de Bohorques, hicieron de 1.957 uno de los grandes años de nuestra hípica en el concierto mundial. Realmente éramos importantes entonces; nuestra presencia en los internacionales de todo el mundo, era tan temida como admirada y respetada.

En el CSIO de Niza, los dos Grandes Premios del Concurso se vinieron para España; el Gran Premio de la Villa de Niza fue ganado por José Álvarez de Bohorques con Michocano, mientras que Carlos Figueroa ganaba el Gran Premio de Francia con Bandit y Gracieux. En la Copa de Naciones, España estuvo segunda detrás de  un poderoso equipo italiano, basado en la fortaleza de los hermanos  D’Inzeo.

No se fue al CSIO de Roma, por motivos que desconozco, siendo un tradicional CSIO para los jinetes españoles.

En el CSIO de Lisboa volvimos a estar segundos en la Copa de Naciones  con un equipo compuesto por Hernando Espinosa de los Monteros (Frantillac), Carlos López-Quesada (Tapatío), Ángel Alonso Martín (Brise Brise) y Pedro Domínguez Manjón con Mister B. 

En el CSIO de Madrid, Francisco Goyoaga ganó la Potencia con Toscanella y la Copa del Generalísmio con Fahnenkönig. Además de ello, tuvo tres segundos más con Fahnenkönig,  incluido el Gran Premio.

Ángel Alonso Martín, ganó dos pruebas con Brise Brise y Hernando Espinosa de los Monteros ganó el Trofeo Quorum, con la yegua Furia.

Al finalizar este trofeo, salió a pasear Quorum por la pista verde de Madrid, con 19 años, hecho que tuvo una relevancia capital, puesto que no en vano había sido el “mejor caballo del mundo “.    

La Copa de Naciones se quedó en casa. El equipo compuesto por Francisco Goyoaga con Fahnenkönig, Carlos López-Quesada con Tapatío,  Carlos Figueroa con Gracieux y Ángel Alonso Martín con Brise Brise, tuvieron la honra de ganar la Copa de Naciones de Madrid, en reñido desempate con los jinetes portugueses.

En el mítico Grand Palais de París, se corrió un importante internacional. Francisco Goyoaga ganó las seis barras con Toscanella, ganó  una prueba grande con Fahnenkönig y ganó el Gran Premio con el mismo caballo. Goyoaga en la cumbre como siempre.

En el CSIO de Aachen, Francisco Goyoaga estuvo tercero en el Gran Premio con Fahnenkönig, mientras que Ángel Alonso ganaba con Brise Brise el Trofeo San Jorge.

En el CSIO de Ginebra, Francisco Goyoaga ganaba el Gran Premio de la Villa de Ginebra con Fahnenkönig, el primero de sus tres éxitos en Ginebra.

 Paco Goyoaga ganaba   el Prix du Saleve,  el Prix du Leman  y la Potencia con Fahnenkönig.

España estuvo segunda en la Copa de Naciones, con Goyoaga, López-Quesada, Álvarez de Bohorques y Paula Elizalde.

1957 fue un espectacular año hípico para España.

No había Global, no había Longines Series, no había Copa del Mundo, había CSIOs; y en ellos, el equipo español fue realmente importante.

Carolo López-Quesada