PIENSOS PAVO

Esta historia que les voy a relatar, es tremendamente emotiva, y esperemos que el final sea tan feliz como se merece una niña como Arely. Dios lo quiera.

Arely tiene 4 años de edad y está luchando contra un cáncer, y una de sus ilusiones era la de acariciar un caballo de cerca.

Los responsables del Hospital donde está la niña, se pusieron en contacto con el Pin Oak Charity Horse Show, para organizar que la niña pudiese acariciar un caballo.

Los organizadores del concurso le ofrecieron a Arely a 70 caballos diferentes para acariciar, algunos de ellos “disfrazados de unicornio”.

La niña pudo darse un paseo en un coche con un “unicornio”, y parece ser que durante algunas horas fue realmente feliz.

Hay mucho indeseable en nuestro mundo, pero también mucha gente buena. Toda la suerte el mundo Arely.

Carolo López-Quesada