Una preciosa historia de Winkler y Raimondo que me contó mi padre ayer

Una preciosa historia de Winkler y Raimondo que me contó mi padre ayer

Ayer estuve hablando un rato largo con mi padre, que tiene ya 94 años, y como todos tenemos metidos los caballos en vena, acabamos hablando de caballos. Me contó una historia bonita que voy a compartir con todos ustedes; por lo menos a mí me lo parece…

“En la primera vuelta de los Juegos Olímpicos de Estocolmo 56, nadie pudo hacer un recorrido sin faltas. Quiero recordar que Winkler y Halla hicieron 4 puntos, y que Raimondo con Merano hicieron 8 puntos; a partir de ahí, todos los demás.

En la primera manga había caído el diluvio universal, y la pista estaba infame. Los caballos no saltaron bien, en general.

Para la segunda manga salió el sol, y los responsables de la pista la mejoraron una barbaridad. Quiero recordar que comenzó la segunda manga, que era idéntico recorrido, como dos horas más tarde de los esperado, para ver si eran capaces de mejorar el suelo.

Yo fue el primer recorrido sin faltas de la prueba, bueno en realidad no, porque penalicé algo por excederme del tiempo concedido. Creo que tres cuartos de punto.

Raimondo y Merano hicieron un excepcional recorrido sin penalidades, y a la salida de la pista me dijo __ Jamás pensé que algún caballo pudiera hacer esta pista sin faltas, Carlos. Hoy los latinos vamos ser los únicos___.

Winkler en la segunda manga salió infiltrado, ya que en la primera manga se había roto un músculo, y no tenía claro que pudiese participar. Su ojo le encontraba la distancia, y la yegua le ponía la calidad, pero su cuerpo no era capaz de acompasarse en el salto, y en muchos de los obstáculos tuvo que soltar las riendas y quedarse atrás como un jinete de completo.

Parecía imposible lo que estaban haciendo, y al final lo hicieron, un recorrido sin faltas que les valió la medalla de oro.

Raimondo y Piero estaban a nuestro lado, con los españoles, viendo el recorrido de Winkler, y cuando pasaron la última calle de verticales y el estadio estalló en aplausos, Raimondo nos dijo___ Impresionante, simplemente impresionante__.

Cuando Winkler se bajó de Halla ayudado entre varios, Raimondo fue a darle la enhorabuena  e hizo el gesto como de ponerse de rodillas para aplaudirle. Siempre fue un gesto que le honró”.

Espero que les haya gustado.

Carolo López-Quesada

Hoy en día impensable

Hoy en día impensable

El Derby de Hamburgo ha tenido ganadores a lo largo de su historia de prestigio supino, y entre todos ellos, dos Campeones Olímpicos individuales: Halla y Posillippo.

Halla (Hans Günter Winler) en 1.955 y Posillippo (Raimondo D’Inzeo) en 1.961.

Hoy en día, impensable…

Carolo López-Quesada

Raimondo y Bellevue en la Potencia de Dubín CSIO: cinco victorias

Raimondo y Bellevue en la Potencia de Dubín CSIO: cinco victorias

Raimondo D’Inzeo y Bellevue ganaron en cinco ocasiones la tradicional Potencia de Dublín, y hoy les ofrezco una instantánea.

Raimondo tuvo un idilio absoluto con el gran concurso irlandés, ya que creo que ganó en su carrera deportiva más de 50 pruebas.

Se dice pronto.

Bellevue hizo algo que creo que casi ningún caballo de la historia ha hecho: corrió los JJOO de Méjico 68, no corrió los de Munich 72, y volvió a correr los de Montreal 76…

Carolo Lopez-Quesada

El CSIO de Niza 1.958 fue de Raimondo y Merano

El CSIO de Niza 1.958 fue de Raimondo y Merano

El CSIO de Niza de 1.958, siempre será asociado a Raimondo D’Inzeo y a su caballo Merano. Los triunfadores de Niza del 58, lo fueron también en muchos otros concursos del mundo.

Merano era el terror de Europa; había sido Campeón del Mundo en el 56, subcampeón del Mundo en el 55, dos platas olímpicas en Estocolmo 1.956, quinto en el Campeonato del Mundo de 1.953, ganador de cuatro Copas de Naciones en Roma, ganador de dos Grandes Premios de  CSIO de Roma…

El primer día de Niza 58, Merano ganó la prueba grande del día.

Al día siguiente, Raimondo ganó la primera manga del Gran Premio de Francia con Merano, para ganar también la segunda manga de este Gran Premio con The Quiet Man.

Los relevos a la americana, clásica prueba de la época, fue ganada por Raimondo D’Inzeo con The Quiet Man, junto con Pagoro con el teniente Gutiérrez.

En el Premio de Mónaco, Raimondo estuvo segundo con Posillipo.

En el Gran Premio Militar, prueba de equipos militares, ganó con Merano, junto con su hermano Piero y el teniente Gutiérrez.

En el Gran Premio de Niza de 1.958, Raimondo y Merano, volvieron a imponerse a todos sus rivales, confirmando un concurso excelente.

En la Copa de Naciones, el equipo español estuvo segundo detrás de Francia, con Carlos López-Quesada con Tapatío, Carlos Figueroa con Bandit, José Álvarez de Bohorques con Tanhauser  y  Juan Nárdiz con Mister.B.

En el Gran Premio, Hernando Espinosa de los Monteros estuvo segundo con Frantillack, mientras que mi padre  estuvo tercero con Tapatío  y cuarto con Etoile E.

Carolo López-Quesada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad