Cómo elegir el mejor pienso para tu caballo. Del Blog de PAVO

Cómo elegir el mejor pienso para tu caballo. Del Blog de PAVO

Cómo elegir el mejor pienso para tu caballo

El pienso que toma mi caballo, ¿es el mejor para él? Una duda eterna que aparece, sobre todo, cuando las cosas no van bien. No esperes a que surjan problemas.

En el Blog de Pavo hablaremos de las preguntas que tenemos que hacernos para conseguir una dieta específica para un caballo determinado, es decir, la mejor para él.

Qué preguntas tengo que hacer para planificar una buena dieta

Podemos dividirlas en tres bloques:

  • Qué características tiene el caballo:peso del caballo, edad, raza, estado corporal, carácter, estado de salud…
  • Cuánto desgaste de energía:disciplina, actividad, estado fisiológico, o incluso su carácter.
  • Qué está comiendo y seguirá comiendo: forraje que toma, si toma cereal y lo seguirá tomando…

Ahora las explicaremos detalladamente:

1. Peso

El peso del caballo se puede calcular midiendo su alzada (A.C) y su perímetro torácico (P.T.) a nivel de la cruz. Todo ello en cm y según esta fórmula:

Caballos de más de 4 años

Peso (kg)= 4,3 x P.T. + 3,0 x A.C.- 785

Caballos de menos de 4 años

Peso (kg)= 4,5 x P.T. – 370

2. Edad

Es muy importante, ya que la alimentación ideal cambia según los años, y en potros, incluso por meses. Os dejamos los enlaces a estos dos posts del blog relacionados con el tema:

3. Raza

Muy vinculada con el tamaño, pero también con la precocidad.

4. Condición corporal

El método más utilizado para esta valoración es la escala Henneke, donde el 1 corresponde al caballo más delgado y el 9 al más obeso.

Sus equivalencias serían:

Obeso (7-9), gordo (6), normal (5), delgado (4), muy delgado (1-3). Para yeguas gestantes o caballos de morfológico, las condiciones de valor 6 pueden ser consideradas normales. Si te resulta complicado valorar esta escala, fíjate sobre todo en que, para estar en su peso, al caballo no se le deben de ver las costillas, pero sí que debes de notarlas cuando pasas tus dedos por el costado.

5. Disciplina

Deportes de gran intensidad y corta duración como las carreras de hipódromo tienen unas necesidades completamente distintas a actividades de larga duración en el tiempo, pero menos intensidad como el raid. En el medio hay muchas disciplinas con características propias cada una de ellas y a las que habrá que adaptar la dieta.

6. Estado fisiológico

Con esto nos referimos a si la yegua está gestante o lactante, ya que en ambos casos las necesidades alimenticias cambian mucho. Os dejamos estos dos enlaces con la información ampliada.

7. Actividad

Es independiente de su disciplina.

Tal vez pensemos que un caballo de raid pertenece al grupo de trabajo muy intenso, pero si está en la fase inicial del entrenamiento debería estar realizando un trabajo moderado. Se valorará por el trabajo que están haciendo, no por el trabajo que hará en un futuro. Más adelante, si han cambiado las condiciones, cambiaremos la dieta.

Tenemos 4 grupos según el desgaste energético: trabajo ligero, moderado, intenso o muy intenso.

8. Carácter

No recibirá la misma alimentación un caballo tranquilo, que un semental en primavera, un caballo asustadizo por naturaleza, o un caballo que está “fuerte”.

Los clasificaremos en 3 grupos: tranquilos, normales o nerviosos.

Aunque cambiando su alimentación y su nivel de entrenamiento, el carácter puede cambiar, tomaremos como parámetro a tener en cuenta su comportamiento actual, no el previsible en el futuro.

Por ej. un animal que está “fuerte” porque está sobrealimentado y permanece en el box mucho tiempo, puede pasar a ser de carácter tranquilo al cambiarle la dieta y salir más, pero tomaremos el carácter nervioso actual para la evaluación.

9. Estado de salud

Debemos de tener en cuenta que algunas enfermedades influyen en el tipo de alimento que pueden tomar. El nutrólogo debe de estar informado sobre el padecimiento de enfermedades como SME, Cushing, laminitis, alergias a algún alimento, asma, predisposición a cólico, problemas de dientes, problemas en los cascos, etc

10. Forraje

El caballo tiene que tomar forraje en su dieta, ya que necesitan mucha fibra. Lo pueden recibir de muchas fuentes: henos de hierba, de avena, de rye-grass, paja de cereal, heno de alfalfa, pasto…

11. Toma cereales

Si ya has comprado cereales o los cultivas y quieres seguir añadiéndolos a la comida, es importante adaptar el resto de la dieta a ellos. A veces podrá hacerse, y otras tendrás que cambiar de alimento por ser imposible adaptar la dieta para que tenga una alimentación correcta incluyéndolos.

En cuanto conoces las respuestas a estas 11 preguntas, estás en disposición de saber qué pienso y/o suplemento es el que mejor resolverá las necesidades de tu caballo.

Pongamos un ejemplo:

Necesito un pienso para una yegua CDE de 8 años, 600 kg de peso y que está un poco gorda, que practica doma clásica y hace un trabajo moderado. Toma de forraje heno de hierba, y ningún cereal. Es bastante nerviosa y no tiene ninguna enfermedad, pero sus cascos no son todo lo buenos que deberían ser.

Sabiendo esto, y con la ayuda de un experto, podrás tener la mejor dieta que ayude a adelgazar a la yegua sin que pierda salud, que además mejore sus cascos y haga que no sea tan nerviosa.

¿Cómo solicitar una dieta específica para tu caballo?

Ahora, que ya conoces a qué se refiere cada parámetro, puedes solicitar tu dieta Pavo a nuestro nutrólogo en este enlace https://dietacaballo.com/ y recibirás en tu mail la dieta específicamente preparada para tu caballo. Asegúrate de escribirlo correctamente.

Si te ha gustado este artículo sobre cómo elegir la mejor dieta, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

La Osteocondrosis Equina. Del Blog de PAVO

La Osteocondrosis Equina. Del Blog de PAVO

Osteocondrosis del caballo (osteocondritis, osteocondrosis disecante)

La Osteocondrosis en el caballo es otra de esas enfermedades ligadas a la domesticación. Cada vez queremos caballos más altos, más fuertes, más veloces y que además crezcan rápido para poder entrenar cuanto antes. Pues todo esto trae sus consecuencias.

En el Blog de PAVO hablaremos sobre la OCD y de la influencia que tiene una buena alimentación de la yegua y del potro a la hora de disminuir la incidencia de esta enfermedad.

¿Qué es la osteocondrosis del caballo?

De tres modos diferentes se suele llamar a esta única enfermedad:

  • Osteocondrosis, por la degeneración del cartílago articular que se produce (OC).
  • Osteocondritis, por la inflamación consecuente.
  • Osteocondrosis disecante, cuando además, un fragmento del cartílago articular degenerado se suelta, y está flotando en el líquido articular (OCD). Al fragmento se le llama ‘chip’

Es una de las enfermedades del crecimiento del caballo en la cual hay problemas con la osificación correcta de las articulaciones.

Se produce en potros que crecen demasiado rápido y afecta sobre todo a las articulaciones del corvejón, la babilla y el menudillo, aunque todas pueden verse afectadas.

Causas de la osteocondrosis del caballo

Predisposición genética

Las razas de gran tamaño están más predispuestas a padecerla, ya que son las que crecen más rápido. El algunas yeguadas la incidencia puede ser de entre un 20 o 30%.

Hay yeguas y sementales que la transmiten más que otros a sus potros.

Traumatismos

Generalmente microtraumatismos por ejercicios inadecuados, limitación del movimiento, confinamiento en box, trabajo en suelos duros, etc.

Alimentación inadecuada

  • Hipercalórica

Se ha visto que hay mayor incidencia de la enfermedad en potros que reciben dietas demasiado altas en calorías y que por lo tanto hacen que el animal crezca demasiado rápido.

  • Con desequilibrios minerales

Es fundamental no solo que existan niveles suficientes de minerales en la dieta, sino que haya una determinada proporción entre ellos.

Síntomas de la osteocondritis disencante del caballo

Los síntomas pueden ser desde grandes inflamaciones en las articulaciones y cojeras en el potro, hasta ser un problema que pasa desapercibido, por eso en los exámenes pre-compra suelen hacerse radiografías.

El potro puede no presentar ninguna cojera mientras está en el campo en su primera etapa de vida, y manifestarla en la etapa de entrenamiento.

También puede suceder que el potro manifieste OC en las placas radiográficas y nunca llegue a desarrollar síntomas, pero es un riesgo que nadie quiere asumir.

Tratamiento de la osteocondrosis del caballo

El tratamiento debe prescribirlo un veterinario, en base a un minucioso examen clínico y radiográfico, ya que se trata de un proceso muy serio que puede incluso requerir cirugía.

La gravedad y las repercusiones en el rendimiento deportivo del caballo hace muy rentable que se inviertan recursos en su prevención.

Prevención de la osteocondrosis del potro

Selección genética

Seleccionar yeguas y sementales que produzcan potros sin OC.

Ejercicio moderado de los potros

Los potros no pueden crecer en un box, hay que sacarlos al campo y que se muevan todo el día, fortaleciendo así el desarrollo del sistema muscular y esquelético.

Dieta adecuada en cantidad y en calidad durante todas las etapas de crecimiento

  • La gestación

Se ha demostrado que el buen desarrollo del potro dentro del útero gracias a una buena nutrición de la yegua gestante ya influye a futuro para tener un potro saludable después del parto.

  • La lactación

Desde la tercera semana debemos introducir un pienso de iniciación especial para potros de esta edad y que su sistema digestivo se vaya acostumbrando al alimento sólido.

Al principio comerá muy poco, casi como un juego mordisquean todo, pero a los dos o tres meses el pienso se hace imprescindible ya que el crecimiento del potro se acelera y yegua ya comienza a producir menos leche.

A cada uno lo suyo

Debemos colocar el pienso del potro en un comedero al que la madre no pueda acceder, porque la madre deberá comer otro tipo de pienso especial para yeguas lactantes y así producir una leche adecuada para el potro.

Y al revés, el potro no debe poder acceder al pienso de la madre.

  • El destete

A partir del sexto mes de vida se va haciendo un cambio paulatino a un pienso de continuación para potros

Cuando se dan piensos de alta calidad, apropiados a la edad del potro y en las cantidades adecuadas no es necesario suplementar.

Otra opción, cuando la dieta es más pobre, es suministrar suplementos especiales para reducir la incidencia la OCD.

Si te ha gustado este artículo sobre las osteocondrosis del caballo compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Cómo elegir el mejor pienso para tu caballo. Del Blog de PAVO

Cuidados del potro recién nacido. Del Blog de PAVO

Cuidados del potro recién nacido

No hay nada más delicado (ni más fuerte a la vez) que un potro en sus primeros días de vida. En ellos parece que todo va bien o todo va mal, no hay término medio.

En el Blog de Pavo hablaremos de los cuidados del potro recién nacido (neonato) para que puedas sospechar si las cosas no van tan bien como debieran y así poder tomar las medidas oportunas.

Desinfectar el cordón umbilical

Lo haremos 3 veces al día durante 3 días. Lo prolongaremos más días si vemos que no acaba de cicatrizar y secar correctamente.

La solución para aplicar nunca será un desinfectante puro, ya que quemaríamos los tejidos. Hay que diluirlo de esta manera:

  • 2 partes de agua
  • 2 partes de suero (el de limpieza de heridas, no el de administración oral)
  • 1 parte del antiséptico (iodo o clorhexidina)

Comprobar si mama el calostro

Si todo va bien, en cuanto el potro se pone en pie, comienza su instinto de succión y ya se acerca a mamar.

Regla del 1, 2, 3:

1 ► a la hora, el potro debe estar en pie.

2 ► a las 2 horas, debe estar mamando.

3 ► a las 3 horas, la yegua debe haber expulsado la placenta o comenzará una retención placentaria con sus enormes consecuencias.

Si alguno de estos tres pasos no sucede, tenemos que llamar al veterinario para que realice las exploraciones oportunas e instaure el tratamiento adecuado.

Síntomas de alerta de problemas en el potro recién nacido

Con estas alertas podremos detectar a tiempo problemas en el potro y tomar las medidas oportunas.

Alertas relacionadas con la toma de calostro

  • El potro no mama el calostro o no lo hace en cantidad suficiente

Hemos hablado mucho sobre la importancia del calostro en esta publicación.

  • La yegua tiene poco calostro o lo ha perdido

Hay yeguas que horas antes o días antes del parto comienzan a tirar el calostro y el calostro no se regenera, es de producción única. De modo que, pensamos que el potro está tomando calostro, pero lo que toma es leche.

Cualquier problema con el calostro supone que el potro no tenga defensas y esté predispuesto a muchas enfermedades infecciosas que produzcan septicemia, problemas respiratorios, diarreas y otros problemas digestivos, etc.

Alertas sobre mala maduración del potro

Se consideran potros inmaduros a los prematuros (nacidos en gestaciones de menos de 320 días), pero también a aquellos que, nacidos en una gestación de duración normal, presentan síntomas de inmadurez (dismaduros).

A mayor grado de inmadurez, los síntomas son más evidentes:

Son potros pequeños, tienen el pelo muy fino, frente abombada, orejas caídas y blandas, los tendones no tienen fuerza y no se levantan, o si lo hacen, parece que no pueden estirar correctamente las extremidades. Se enfrían, respiran mal, etc.

Otras veces, los síntomas casi pasan desapercibidos, por eso es importante fijarse si:

  • Tarda más de 1 hora en levantarse.
  • Tarda más de 2 horas en mamar, o mama, pero la succión no es fuerte y constante o le cuesta encontrar el pezón.
  • Le cuesta seguir a la madre, es como si estuviese “ido”.

 

  • Presenta manchas de leche en los ollares.

Al principio, unas gotas pueden ser normales (primeras horas), ya que el potro se “atraganta” y algunas gotitas de leche salen por la nariz, en lugar de ir al estómago, pero muy pronto el reflejo de deglución se normaliza y la leche no debe aparecer en los ollares.

Si vemos gotas de leche en la nariz de forma persistente en las 24 primeras horas, debemos de llamar al veterinario.

 

Alertas por aplomos anómalos

Las alteraciones en los aplomos pueden clasificarse en dos grandes grupos basados en las desviaciones físicas producidas, no en su causa:

  • Deformaciones angulares (las vistas desde un plano frontal)
  • Deformaciones flexurales (observadas lateralmente al potro)

Alertas en digestivo y urinario

  • Debe de orinar antes de 8 horas
  • No debe de tener el ombligo mojado, ya que es un signo de perdida de orina constante debido a que el uraco no se cerró convenientemente.

Durante la gestación, el feto elimina la orina de su vejiga a través del uraco, que va por el cordón umbilical, hasta el alantoides, una bolsa donde se almacena. Cuando el cordón umbilical se rompe, tanto el uraco como la arteria y vena umbilicales se cierran. La circulación sanguínea comienza su circuito interno en el potro y la orina producida en los riñones se queda en la vejiga, donde se almacena hasta la primera micción.

  • Debe expulsar el meconio entre 4 y 36 horas.  El meconio es el grupo de primeras heces del potro, que cuando no se eliminan provocan que el potro haga continuos esfuerzos de defecación. Si no se trata, el proceso se complica gravemente.

Norma principal de cuidados en recién nacidos

En los potros neonatos hay una norma importantísima: no dejar nunca las cosas para mañana.

Debe de actuarse inmediatamente ante cualquier cosa que esté un poco fuera de lo normal.

Incluso enfermedades graves, si actuamos a tiempo, podemos solucionarlas, pero hasta las más leves se complican si lo dejamos pasar, y el resultado puede ser fatal en algo que pudo ser sencillo de solucionar actuando precozmente.

Si te ha gustado este artículo sobre los cuidados de los potros recién nacidos, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.
 

¿Te gusta el blog de Pavo?

Cómo elegir el mejor pienso para tu caballo. Del Blog de PAVO

Retención de la placenta en las yeguas. Del Blog de PAVO

Retención de placenta en yeguas

El potro acaba de nacer y somos los más felices de la tierra, pero pasan las horas y la yegua sigue teniendo la placenta colgando, ¿cuándo tengo que empezar a preocuparme?

En el Blog de Pavo hablaremos de la retención de placenta para que puedas detectarla a tiempo y prevenirla en la medida de lo posible.

Cómo se produce la retención de placenta

La placenta (membranas fetales, secundinas, y otros muchos nombres que reciben según localismos) es el conjunto de tejidos expulsados por la yegua momentos después del nacimiento del potro. Corresponden al cordón umbilical, alantoamnios y alantocorion. La parte coriónica es la que se une al endometrio de la yegua y permite la nutrición del feto.

Cuando el potro nace, la placenta se desprende gracias a una separación del endometrio de forma correcta. De modo que, un alantocorion sano permite una buena nutrición del potro, pero también que esa separación postparto sea adecuada. Cualquier proceso que influya en esta unión y la deteriore hará que la liberación de la placenta no se produzca o se liberen unas partes y otras no.

Las partes retenidas, que son ya tejidos muertos, se van deshaciendo (autolisis) y promueven la proliferación bacteriana, se liberan toxinas y se generan productos que inducen inflamación: aparece la metritis aguda tóxica. La liberación de toxinas al torrente sanguíneo produce los síntomas asociados con infecciones, como fiebre, apatía, etc. y además puede producir laminitis (infosura), una enfermedad grave que causa mucho dolor.

¿Cuándo se considera que hay retención placentaria?

La placenta suele eliminarse en la primera hora (u hora y media) tras el nacimiento del potro. Si pasan más de 3 horas después del parto y las membranas fetales no se ha eliminado, estamos ante una retención de placenta. Y si pasan más de 6, hay que llamar urgentemente al veterinario.

Tipos de retenciones:

  • Totales: no se elimina la placenta.
  • Parciales: se elimina la placenta, pero hay porciones que quedan en el útero. Son muy traicioneras, pues pensamos que la expulsión es correcta. De ahí la importancia de examinar la placenta y comprobar que ha sido eliminada íntegramente.

Debes de tener una bolsa preparada para el día del parto, y guardar en ella la placenta para que la pueda revisar el veterinario, como te explicamos en la lista para el día del parto del post Como prepararse para el parto de la yegua. 

El veterinario revisará la integridad de la placenta y si tiene lesiones que le hagan sospechar de alguna enfermedad, como falta de vellosidades, cambios de coloración, exudados, y zonas de tejido muerto.

Consecuencias de la retención de las membranas fetales

La retención de placenta es una enfermedad muy grave, que se desarrolla en horas posteriores al parto y que puede:

  • Acabar con la vida de la yegua.
  • Limitar la capacidad reproductiva, bajando la capacidad de quedarse preñada por la endometriosis que se produce. Una endometriosis es la degeneración de los tejidos del endometrio, la capa más interna del útero. Es la capa donde se realiza la implantación del óvulo fecundado. Si los tejidos no están sanos, el óvulo no puede implantarse y, por tanto, la gestación no se culmina.
  • Producir laminitis (infosura). Puedes saber más sobre esta enfermedad en el post Infosura en el caballo: qué es, causas y prevención 

Tratamiento de la retención de placenta en postparto

NUNCA se debe de tirar de la placenta para extraerla, debe de caer por su propio peso. Forzar la expulsión puede suponer hemorragias, desgarros, prolapsos de la matriz, retención de microvellosidades de la placenta en el endometrio, retraso de la involución uterina, etc.

La retención de placenta es una patología grave, que debe de ser tratada de inmediato por un veterinario, el cual aplicará medicación intravenosa para la expulsión de las secundinas, o incluso realizará un lavado uterino. También implantará la terapia necesaria para tratar o prevenir infecciones, o administrará medicación de soporte para la yegua, según lo avanzado del proceso. Además, valorará la necesidad de terapia preventiva de infosura.

Prevención de la retención de membranas fetales

Como decíamos, cuando la placenta tiene problemas en su unión con el endometrio del útero es cuando, tras el nacimiento del potro, no podrá desprenderse o lo hará parcialmente.

Detectando esos problemas en el momento en que se producen, podremos prevenir las consecuencias. Se pueden detectar previamente al parto con ecografías seriadas en el mes 5, 7 y 9 de gestación. Por lo tanto, es muy recomendable hacerlas para todas las yeguas, pero sobre todo en yeguas con problemas en gestaciones anteriores de retención placentaria, o si el potro ha tenido problemas al nacimiento.

Como vemos, las ecografías no solo se hacen para determinar la preñez (en etapas iniciales), sino para ver la salud de esa placenta y del potro a lo largo de la gestación, pudiendo así actuar a tiempo si se detectan problemas.

Si te ha gustado este artículo sobre la retención de placenta en yeguas, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

 

¿Te gusta el blog de Pavo?

La Osteocondrosis Equina. Del Blog de PAVO

El caballo appaloosa. Del Blog de PAVO

El caballo appaloosa, ¿raza o color de capa?

Podemos ver dibujos de caballos con motas en cuevas de 20 000 años de antigüedad. El gen appaloosa, responsable de este moteado, aparece en varias razas equinas, pero el caballo de raza appaloosa es un caballo que tiene su origen en las tribus nativas Nez Perze, que se distribuían por el noroeste de los Estados Unidos.

En el Blog de Pavo hablaremos del appaloosa para que conozcas a una raza de belleza poco frecuente, pero también muy funcional y noble.   

Su nombre resulta de la derivación evolutiva del río Palouse, donde se criaban.

Así, cuando un caballo presentaba estas manchas, se decía que era un caballo de este río, es decir un caballo palouse. Su nombre fue evolucionando hasta appaloosa.

Cuando las tribus nativas fueros recluidas en las Reservas, se dio la orden de aniquilar a sus caballos, pues eran su principal arma de guerra. El appaloosa casi desaparece, ya que los que no se sacrificaron, fueron castrados o cruzados con otras razas.

El creciente interés en esta raza a principios del siglo XX culminó con la creación del Appaloosa Horse Club en 1938 en Idaho, y con el nombramiento del appaloosa como caballo de ese estado en 1975.

El appaloosa se extiende por el mundo recibiendo la influencia de las razas de la zona, dependiendo de la función a la que se le quiere dedicar. Por eso tendría mucha influencia del caballo cuarto de milla, ideales para el trabajo con el ganado.

A medida que el uso como animal de trabajo deriva a un uso más deportivo, esta raza entra a formar parte de disciplinas como la monta western, pero también en raid, trail TREC.

Patrones de la capa del Appaloosa

Patrón manta

En el que hay un color de base y después una mancha grande sobre la grupa, que puede aumentar hasta casi la cruz, llamándose capa o anca según su extensión.

A su vez, esta mancha puede tener moteado en su interior (se llamará pintado) o no (nevados).

Patrón leopardo

Cuando la capa base se ve manchada de motas de tamaños similares y distribuidas por todo el cuerpo.

Patrón ruano con manta

Es un patrón manta en el que el color de base es el ruano.

Patrón ruano y patrón sólido

Ninguno de ellos tiene las motas características de la raza, y para ser admitido como tal, deberá tener las otras características de la raza.

Como puedes imaginar, los límites entre patrones son difíciles de establecer y sus combinaciones son variadas y complejas. Las denominaciones también cambian según países, por lo que podrás ver nombres como jaspeado, escarchado, marmolado, copo de nieve, moteado…


Fotografía cortesía de Santi Serra

Características principales del appaloosa

  • El pelaje típico del que hemos hablado.
  • La esclerótica es visible incluso en una posición relajada de los ojos.
    La esclerótica es la parte blanca de los ojos. En la mayoría de los caballos solo la podemos ver cuando el caballo gira el ojo en una posición forzada. En muchas razas, cuando un caballo tiene la esclerótica visible en una posición normal, se considera un defecto y se le llama ojo blanco, pero en el appaloosa es una característica de la raza.
  • Los cascos tienen estrías blancas y negras alternándose.

Con estas tres características ya puedes diferenciar un appaloosa, pero te vamos a describir otras menos evidentes.

La cabeza es mediana y de perfil recto, con ojos de color variable.

La crin y la cola tienen poco pelo y son cortas. Se cree que este carácter está vinculado al mismo gen que produce el color típico.

El color puede evolucionar de modo similar a lo que ocurre con el tordo: nacen oscuros y van clareando con la edad.

Es frecuente que ollares, genitales y ojos tengan “manchas de carne”, que no son más que despigmentaciones en la piel. Esta falta de pigmento hace que sean zonas delicadas, que se queman fácilmente con el sol y que debemos de proteger con cremas solares.

Los que tienen más influencia del cuarto de milla tienen cuartos traseros muy musculados con la grupa ligeramente caída y redondeada, mientras que los que tiene más influencia árabe son más estilizados y parecidos a los Nez Perze originales.

Con un peso de 400-500 kg y una altura de 145 a 165 cm, es un caballo versátil, dócil y funcional, que lo hace ideal para deporte y como caballo de familia.

Ceguera nocturna congénita estacional del color appaloosa

Tener color appaloosa supone un riesgo potencial para sufrir un defecto en la visión: la ceguera nocturna congénita estacionaria, en la que el caballo ve mal (o no ve) con poca luz. Solo se manifiesta en aquellos appaloosa con dos alelos LP (alelos Complejo Leopardo), que sucede en un 30% de los caballos.

La herencia de este problema es autosómica recesiva, lo que significa que un animal afectado pasará un alelo a su descendencia, la cual no manifestará la enfermedad (animal portador), pero cuando este portador tenga descendencia con otro portador puede darse la circunstancia de que ambos progenitores pasen el “alelo malo” a su hijo y este sí padezca la enfermedad.

La buena noticia es que existen pruebas genéticas para determinar si el animal es portador (o no) de este problema, lo que está favoreciendo el descenso del número de caballos portadores.

Nunca se debe de criar con animales con ceguera nocturna congénita, y tenemos que hacer las pruebas genéticas a los reproductores sospechosos de ser portadores, para disminuir la incidencia de esta enfermedad.

Si te ha gustado este artículo sobre el Appaloosa, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre morfológico con el hashtag #MorfológicoConPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad