Equitación de trabajo. Del Blog de PAVO

Equitación de trabajo. Del Blog de PAVO

Equitación de trabajo: una disciplina ecuestre en crecimiento

La equitación de trabajo es el entrenamiento del caballo que potencia su destreza en el trabajo en el campo con el ganado. Hoy en día ha pasado a las pistas y se ha convertido en una disciplina ecuestre que cada vez gana más seguidores.

En el Blog de Pavo tenemos como invitado a João Oliveira, jinete y entrenador en el Picadero de Aldeia Nova en Portugal para que nos hable de la disciplina ecuestre Equitación de Trabajo.

João, ¿qué es la equitación de trabajo?

La equitación de trabajo es una modalidad ecuestre basada en la equitación tradicional de cada país. Fue concebida para destacar la forma de montar utilizada en las diferentes vertientes del trabajo de campo. 

¿Qué tipo de pruebas y niveles hay en la competición? ¿Puedes describir en qué consiste cada prueba?

Esta modalidad se divide en 3 o 4 pruebas.

La primera es un evento de doma, que varía según el nivel.

La segunda es una prueba de manejabilidad, donde el binomio tiene una pista con obstáculos y ejercicios con una secuencia. Cada uno de estos obstáculos habrá que superarlos, sin penalización, y donde se evaluará la actitud y confianza del caballo.

La tercera es una prueba de velocidad. Esta prueba se compone de los mismos obstáculos, pero la intención es hacerlo lo más rápido posible (contrarreloj), sin penalización.

Puede existir o no la cuarta prueba de apartado de la vaca, que consiste en un equipo de jinetes que tienen que coordinar esfuerzos para poder separar una vaca previamente seleccionada del resto del rebaño y conducirla a un lugar determinado y teniendo un límite de tiempo para hacerlo. El resto del rebaño no podrá salir de la zona delimitada.

Esta modalidad se divide en varios niveles, a saber: Grado Preliminar, Grado Debutante, Grado Debutante Atleta, Grado Sub-16, Grado Sub-20, Grado Consagrado y Grado Máster.

 

¿Las pruebas son diferentes en cada país?

Las pruebas son las mismas en todos los países. Las únicas diferencias que pueden existir están en el atuendo del jinete y el equipo del caballo, que son los tradicionales de cada país.

¿Qué condiciones son necesarias para entrenar?

Las condiciones que son necesarias para entrenar un caballo para la modalidad de equitación de trabajo se basan en la utilización de una pista donde se pueden trabajar los ejercicios exigidos en la prueba de doma y desarrollar el nivel y rendimiento físico ecuestre de cada caballo y jinete y tener la posibilidad de trabajar con obstáculos que pueden montarse permanentemente en una pista o colocarse exclusivamente para el entrenamiento.

¿Por qué recomendarías practicar esta modalidad?

Recomiendo la práctica de esta modalidad a todo aquel que le gusten los caballos porque en mi opinión trabajar esta disciplina tiene dos aspectos bien diferenciados: la parte de perfección y calidad que se requiere en la equitación para realizar la prueba de doma y, por otro lado, la adrenalina y diversión que transmite la prueba de manejabilidad.

¿Qué características debe tener el caballo ideal para la equitación de trabajo?

En mi opinión, el caballo con las características idóneas para esta modalidad tiene que conciliar elasticidad y explosividad de movimientos, lo que ayudará a una mejor ejecución en la prueba de manejabilidad y velocidad. No tendrá que ver con ninguna raza en concreto, pero no será tan fácil realizar las pruebas mencionadas si el caballo es grande.

¿Es un deporte que está ganando popularidad?

Sí, creo que la equitación de trabajo ha ido ganando más adeptos en todo el mundo por el espectáculo que se crea en cada prueba y la calidad de la equitación es bastante alta.

¿Qué objetivos tienes en esta modalidad de la equitación de trabajo?

Mis objetivos para esta modalidad son acompañar a algunos atletas en las pruebas y preparar nuevos caballos para iniciar su carrera en la equitación de trabajo.

Invitado en el blog de Pavo:

João Ricardo Gomes de Sá Oliveira
Entrenador y jinete, graduado en la Escuela Profesional de Desarrollo Rural de Alter do Chão, realizó servicios como jinete en los EE. UU. Es de Barcelos, Portugal, y ahora gestiona su propio proyecto ecuestre (página de Instagram @jo_picadeiro_aldeia_nova) entrenando caballos para doma y equitación de trabajo, y asesorando a criadores en la preparación y desbrave de potros.

Si te ha gustado este artículo sobre la equitación de trabajo, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Equitación de trabajo. Del Blog de PAVO

Bitless, ¿una cabezada sin embocadura o una forma de vivir? Del Blog de PAVO

Bitless, ¿una cabezada sin embocadura o una forma de vivir?

Bitless, traducido del inglés, significa “sin embocadura”, pero no debemos de quedarnos en la superficie del término.

En el Blog de Pavo hablaremos del bitless para que conozcas sus pros y sus contras, porque hay que formar a los jinetes para que den buenas órdenes y entrenar a los caballos para que las entiendan. No solo se trata de quitar la embocadura.

¿Qué es la monta bitless?

Literalmente es “sin el bocado”, es decir, la cabezada sin embocadura o sin nada en la boca. Por lo tanto, la monta bitless es montar con una cabezada que actúe por presiones en otras partes, sobre todo nariz y mandíbula, y no en el interior de la boca. Dependiendo del tipo de cabezada, las presiones tendrán palanca o no, de modo que la presión ejercida puede ser mucha y no estar exenta de peligro de lesiones o dolor, o apenas tener presión.

Tipos de cabezadas bitless

Hackemore

Llevan una cadenilla y patas. La cadenilla sirve para poder hacer palanca sobre la muserola y por tanto sobre la nariz. Hay que tener mucho cuidado con esto, pues no somos conscientes de la presión que puede ejercer sobre la nariz. Unas patas de 9 cm multiplican por 10 la fuerza de nuestras manos. Estaríamos ejerciendo 1 kg de presión en la nariz, con solo con 100 g de fuerza en las riendas.

Ya hablamos de ello en Cuál es la mejor embocadura para un caballo.

El hackamore, aunque no lleva nada en la boca, sí se ejerce una gran presión en la nariz, por lo que en algunos ámbitos no se considera bitless, porque no cumple la filosofía de controlar sin fuerza y que el caballo sea libre de optar por realizar, o no, lo que se le pide.

En este tipo de cabezada con palanca, más que en cualquier otro bitless, hay que formar a los jinetes para que den buenas órdenes con comandos claros y entrenar a los caballos para que las entiendan, porque las presiones no desaparecen, se cambian de lugar, y no somos conscientes de la fuerza que ejercemos.

Bosal

Es un estilo muy americano, y su versión más gruesa se usa en caballos que se van a desbravar. Después pasan a una más fina en caballos ya desbravados, pero con poca doma, para finalizar con uno muy fino el los completamente domados, que además puede ir por debajo de una cabezada con embocadura.

Por lo tanto, es una doma muy respetuosa con los potros, ya que no les introducen nada en la boca mientras están cambiando los dientes. Además, en el trabajo en el campo el caballo en descanso tiene la boca completamente libre y ninguna presión en ninguna parte de la cabeza.

Indian bosal

Las riendas se atan a unas cuerdas que cruzan por debajo de la mandíbula (donde iría la cadenilla), de modo que al tirar de las riendas se hace presión en la circunferencia de la muserola. Hay que tener cuidado ya que normalmente están hechas de cuerda fina y puede lesionar por roces continuos o por presión permanente.

Sidepull

Es parecido a una cabezada de cuadra, pero con el ahogadero y la muserola ajustadas a la cabeza. Además, lleva unas anillas propias para las riendas.

Collar o neckrope

Incluido como bitless, aunque no es una cabezada. Como su nombre en inglés indica, es una cuerda que rodea el cuello en su parte baja, a modo de collar. Con este tipo de rienda, el jinete y el caballo deben de estar muy preparados, tener mucho conocimiento del asiento y las piernas, y no basar su monta en las manos. No puedes obligar al caballo a hacer lo que no quiera, de modo que da mucha libertad al caballo y crea jinetes expertos en escuchar y motivar. Es un trabajo muy lento, que requiere mucha paciencia, pero el disfrute cuando comienza la conexión con el caballo es extraordinario. Más que un estilo de monta es una filosofía de vida solo apta para personas con mucha paciencia y experimentados (o con ganas de aprender), ya que los errores se pagan caros.

Del mismo modo que cuando empezamos en la monta tradicional es mejor hacerlo con un buen profesor y caballos muy domados, comenzar a montar sin embocadura requiere caballos expertos en bitless y buenos profesores si no queremos vernos en problemas.

Coincidencias en la evolución del barefoot y el bitless

Hoy en día el barefoot está muy extendido y ya nadie duda de su efectividad. Hay caballos descalzos no solo en ocio, sino en alto rendimiento y compitiendo, pero ha costado mucho trabajo demostrarlo y que no te llamen “el chiflado que lleva su caballo sin herraduras”.

El bitless cada vez tiene más adeptos por su filosofía de un caballo “libre de elegir”, no por lo fácil que resulte hacer la transición de jinete y caballo hacia “sin bocado”, porque no nos engañemos, no se trata de quitar la embocadura y listo, es nuevo sistema de aprendizaje, con sus nuevos comandos y diferencias. Y una vez más, nos recuerda al caso barefoot, en el que muchos caballos cojeaban porque no se sabía hacer la “transición”, no se tenía la paciencia para realizarla o se pensaba que era quitar las herraduras y se acabó.

Otra tercera coincidencia con los descalzos: ni todos los caballos ni todos sus propietarios irán mejor con bitless. Habrá que estudiar cada caso particular y, sobre todo, formarse.

Bitless en diferentes disciplinas

No hace mucho, competir sin embocadura parecía una locura, de modo similar a lo que ocurrió con los caballos sin herrar. Por el momento, no todas las disciplinas lo admiten en concursos oficiales, pero igual que lo ha hecho el barefoot, cada vez es más conocido y practicado. ¡Quién sabe si algún día veremos bitless en todas las disciplinas de los Juegos Olímpicos!

Si te ha gustado este artículo sobre el bitless, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

Envíanos un comentario compartiendo tu experiencia.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Equitación de trabajo. Del Blog de PAVO

Anemias en los caballos. Del Blog de PAVO

Anemias en los caballos

¿Tendrá anemia? Es la alarma que surge cuando el caballo parece más cansado, rinde menos o está “vago”.

En el Blog de Pavo hablaremos de la anemia en el caballo para que veas que no es tan frecuente como pensamos, y cuando ocurre, se debe a una enfermedad subyacente.

Muchas veces humanizamos a los caballos, trasladando aspectos de la medicina en el hombre a la medicina animal. En el caso de la anemia, esta polarización hacia la medicina humana se triplica. Lo primero que se aprende en veterinaria es que cada especie, e incluso cada raza, tiene sus particularidades, de modo que extrapolar enfermedades de unos a otros es un error.

Para ir aclarando conceptos vamos a definir anemia.

¿Qué es la anemia?

Anemia es la disminución de la proporción de glóbulos rojos (eritrocitos) en la sangre respecto al volumen total de sangre o la disminución del contenido de su hemoglobina.

Esto se produce porque hay menos glóbulos rojos (anemia normocítica) o los que hay son más pequeños de lo habitual (anemia microcítica) o la cantidad de hemoglobina es menor (anemia hipocrómica).

Sus nombres proceden de lo que se observa al microscopio cuando se mira una muestra de sangre: número, tamaño y coloración del glóbulo rojo (entre otras cosas).

Cuando la coloración es menor se llamará hipocrómica y es debida a la menor cantidad de hemoglobina, que es el pigmento que le da color al eritrocito. Esta sencilla información es muy interesante. Por ejemplo, en las anemias microcíticas e hipocrómicas deberemos analizar los niveles de hierro. Las anemias ferropénicas por falta de suministro de hierro son muy raras en caballos ya que el forraje tiene altas concentraciones. De modo que, cuando aparece una anemia ferropénica hay que pensar en pérdidas de hierro, y esto sucede por enfermedades ocultas que deberemos descubrir y tratar. De nada sirve suplementar con hierro, tendremos que tratar la causa que produce las pérdidas de hierro. Tienes más información sobre esto en el artículo del blog ¿El caballo necesita suplementos con hierro?

Las repercusiones de la anemia en el caballo van ligadas a la capacidad de transporte de oxígeno, y la importancia de los síntomas dependerá de la intensidad de la anemia.

En un principio, puede pasar desapercibida y a medida que avanza repercute en el rendimiento del caballo. Posteriormente evoluciona a fatiga con dificultad para respirar y aumento del ritmo cardíaco. A medida que la anemia avanza, la debilidad es intensa e incluso se puede producir la muerte. Junto a las manifestaciones de anemia, aparecen otros síntomas variables dependientes de la enfermedad que la produce.

IMPORTANTE

La anemia es un síntoma de una enfermedad, que puede ser muy evidente y enseguida la reconozcamos, o puede pasar desapercibida y deberemos averiguar cuál es. Por lo tanto, tratar solo la anemia no servirá de mucho si el agente o el proceso que la produce permanece en el organismo.

Diagnóstico de las anemias en el caballo

El diagnóstico se realiza mediante analítica sanguínea. Es un método simple: tu veterinario extraerá una muestra de sangre y la analizará en el laboratorio. Lo que no resultará tan fácil es conocer el origen de la anemia, por lo que el veterinario realizará una exploración completa del caballo, así como las pruebas complementarias necesarias hasta llegar al origen y poder establecer el tratamiento de la causa.

Causas de anemia en caballos

Según su frecuencia1

1. Causas frecuentes

Por pérdida de sangre:

Por hemólisis (destrucción de glóbulos rojos):

  • Anemia hemolítica del potro recién nacido (IEN).
  • Anemia infecciosa equina.
  • Toxicosis por hojas de arce rojo.
  • Ehrlichiosis equina

Por disminución de la producción de eritrocitos:

  • Abscesos crónicos (abdominales).
  • Neumonía o pleuritis crónica.
  • Púrpura hemorrágica equina.
  • Ehrlichiosis equina.
  • Linfosarcoma.

2. Causas poco frecuentes

Por pérdida de sangre:

  • Coagulación intravascular diseminada
  • Toxicosis por trébol dulce enmohecido
  • Toxicosis por warfarina
  • Deficiencias congénitas (hemofilia A)
  • Micosis de bolsas guturales

Por hemólisis (destrucción de glóbulos rojos):

  • Toxicosis por cebollas
  • Anemia hemolítica autoinmune
  • Piroplasmosis
  • Infección por clostridios
  • Transfusión de sangre incompatible

Por disminución de la producción de eritrocitos:

  • Leucemia mielógena
  • Arteritis viral equina
  • Insuficiencia renal crónica (glomerulonefritis)
  • Toxicosis por radiación
  • Anemia aplásica idiopática

RESUMEN:

Las anemias pueden tener múltiples y muy diferentes orígenes, y son el síntoma que nos debe de poner en alerta de una enfermedad subyacente que hay que descubrir.

Las anemias ferropénicas no son causadas por deficiencia de hierro en la alimentación, ya que los forrajes lo poseen en altos niveles, sino por pérdidas debidas a una enfermedad oculta. La solución no pasa por suministrar suplementos de hierro, sino por tratar la causa originaria.

Si te ha gustado este artículo sobre la anemia en el caballo, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Suplementos en la alimentación del caballo. Del Blog de PAVO

Suplementos en la alimentación del caballo. Del Blog de PAVO

Suplementos en la alimentación del caballo: ¿cuándo y por qué son necesarios?

Citius, altius, fortius, (más rápido, más alto, más fuerte) podría ser el lema de los suplementos, o al menos de lo que la gente piensa que los suplementos logran.

¿Cuál es la verdad? ¿Mi caballo será más rápido, crecerá más y estará más fuerte tomando suplementos nutricionales?

En el Blog de Pavo hablaremos de los suplementos o complementos nutricionales para conocer cuándo serán necesarios y qué beneficios aportarán a la salud y al entrenamiento del caballo.

¿Por qué un caballo necesita un suplemento nutricional?

  • Porque el aporte de determinados nutrientes puede ser deficiente en su alimentación habitual y no es capaz de sintetizarlos o lo hace de forma ineficiente.
  • Porque aumenten las necesidades de ese nutriente en determinadas circunstancias.

Es el caso, entre otros, de cuando se recupera de lesiones o enfermedades; en época de competición; en periodos de gestación y lactación; o en los primeros meses de vida, de crecimiento muy rápido.

Los suplementos no van a curar una enfermedad pero sí van a ayudar en la recuperación.

Pongamos un ejemplo:

Si el caballo tiene hongos en los cascos, deberá administrarse un tratamiento para los hongos que cure el proceso. En cuanto el hongo esté controlado, gracias a implantar la medicación, el casco comenzará a recuperarse y regenerarse a una velocidad superior a la normal, por lo que aumentarán las necesidades relacionadas con la renovación de tejidos del casco como son diferentes aminoácidos, biotina, lecitina, cobre, zinc, manganeso, etc.

Y es ahí cuando funcionará un suplemento para cascos, porque aportará estos elementos que tan necesarios son.

El casco nunca curaría de los hongos solo por la acción del suplemento, pero este ayuda a una mejor renovación de los tejidos y a la formación de un nuevo casco bien estructurado, elástico, y por lo tanto, mejor.

¿Cuándo un suplemento para caballos puede resultar necesario?

Los suplementos no hacen magia, y que funcionen va a depender de que conozcamos cuales son las necesidades que deben cubrir, porque cada tipo de suplemento actuará sobre algo concreto.

Primero debes de descubrir “la necesidad” de tu caballo y después definir el suplemento adecuado.

Un caballo bien alimentado con un pienso de calidad, con un ejercicio medio y sin problemas de salud, no necesita suplementos.

Pero, en determinadas condiciones, el aporte de suplementos cubrirá el déficit que el caballo tiene en ese momento:

Caballos en descanso con poco o ningún pienso

Si tu caballo (600 kg) ingiere menos de 1,5 kg de pienso o tu poni (300 kg) menos de 0,75 kg al día, necesita un equilibrador como Pavo Vital o Pavo DailyFit.

Caballos de deporte que sobrecargan las articulaciones

Cuando los caballos están en un entrenamiento intenso, o en competición; o cuando los caballos jóvenes comienzan a entrenar, necesitan un suplemento para articulaciones como Pavo Mobility.

Caballos senior

Que por edad ya tienen problemas articulares, se verán beneficiados por un suplemento como Pavo Mobility, o por un multivitamínico como Pavo MultiVit 15

Yeguas de cría y sementales reproductores

Como ayuda para una mejor calidad de esperma en el macho, y en la yegua para mejorar su fertilidad y disminuir las incidencias de abortos tempranos, debes de usar Pavo Fertile.

Potros en crecimiento

Para favorecer un crecimiento correcto, sobre todo en lo que respecta al sistema esquelético, debes usar Pavo PodoCare o Pavo PodoCare Liquid

Caballos en entrenamiento

Para ayudar en la prevención de la enfermedad del lunes y otras ligadas a sobreesfuerzos, puedes usar suplementos que actúan como neutralizadores de la acidez, como Pavo Eplus o Pavo MuscleCare

Si necesitas mejorar la musculación de tu caballo porque comienza su entrenamiento o reinicia la competición tras un descanso, puedes usar Pavo MuscleBuild.

Recuerda que ningún caballo puede sobrepasar el desarrollo muscular que su genética le determina, pero puedes ayudar a alcanzarlo más rápidamente o en mejores condiciones.

Caballos con cascos quebradizos o agrietados

Para ayudar a recuperar la elasticidad y la estructura óptima del casco, puedes suplementar con Pavo BiotinForte.

Caballos nerviosos y sensibles

Para un mejor control de la tensión de un acaballo nervioso y ante situaciones de estrés, puedes usar Pavo NervControl.

Caballos de deporte con mucha sudoración

Para contrarrestar la pérdida de electrolitos y fluidos producidos en las competiciones con altas pérdidas por sudoración , y favorecer una recuperación más rápida, puedes suplementar con Pavo Rehydrate o Pavo E’lyte.

Cuando compitas y uses suplementos, verifica con el laboratorio productor que no influyen en el control antidopaje.

Caballos con problemas digestivos

Para favorecer el desarrollo de la microbiota intestinal beneficiosa y, por lo tanto, mejorar la función digestiva, puedes usar Pavo GutHealth.

Caballos que necesitan un aporte extra de vitaminas o caballos senior

Para reforzar el sistema inmune, mejorar la condición general, tener el pelo más brillante o favorecer la muda, suministra un polivitamínico como Pavo MultiVit 15.

Caballos que han estado enfermos y tienen una débil condición corporal

Para reforzar su sistema inmune y su salud intestinal, puedes suplementar con Pavo HealthBoost


Vídeo sobre suplementos para los caballos

¿Qué características debe de tener un buen suplemento para mi caballo?

Buena calidad

Materias primas de calidad, seleccionadas y combinadas adecuadamente gracias a una intensa investigación previa.

Fácil administración

La mayoría de los suplementos deben administrarse durante largas temporadas para que hagan efecto, así que debemos evitar los suplementos de difícil administración o habrá días que el animal no lo reciba porque no tengas tiempo suficiente.

Proceder de una marca de confianza

Los suplementos no son medicamentos y por ello los controles de calidad y las investigaciones a las que deben de ser sometidas son menores, lo que hace que proliferen compañías elaboradoras con poco bagaje, pocas investigaciones al respecto y pocas garantías.

Busca una marca de confianza, que se respalde en investigación y especializada en caballos.

Buen sabor

Deben de tener un sabor agradable para que el caballo los coma con normalidad en todas y cada una de las tomas. De nada vale que sea un suplemento inmejorable si el caballo no se lo toma, lo separa y deja la mitad en la esquina del comedero. O, lo que es peor, rechaza el pienso por el sabor del suplemento.


 

Si te ha gustado este artículo sobre los suplementos equinos compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Suplementos en la alimentación del caballo. Del Blog de PAVO

¿El caballo necesita suplementos con hierro? Del Blog de PAVO

¿El caballo necesita suplementos con hierro?

En cuanto oímos la palabra suplemento, todos los sentidos se ponen en alerta porque nos imaginamos el poder maravilloso de las vitaminas y minerales al servicio de un caballo más fuerte, más veloz y sano.

En el Blog de Pavo hablaremos de las necesidades de hierro del caballo para que veas que suplementar con este mineral no siempre es beneficioso e incluso puede ser perjudicial.

Los forrajes tienen exceso de hierro

Las necesidades de hierro en un caballo de 500 kg en mantenimiento son de 400 mg al día, y de 450 mg cuando realiza un ejercicio muy intenso (fuente NRC Nutrient Requirements of Horses 2007). Cualquier forraje tiene 100 mg de hierro por kg de materia seca, por lo que nuestro caballo de 500 kg, que comerá al menos 10 kg de heno, recibirá 1000 mg de hierro al día. Por lo tanto, los caballos tienen garantizado el aporte de hierro suficiente con su alimentación habitual. Es más, tienen exceso de hierro.

¿Cómo regula el caballo este exceso de hierro en los forrajes?

Parte del hierro que aparece cuando se analiza el forraje proviene de la contaminación con tierra del suelo. Esta cantidad será mayor cuanto más cerca del suelo se coseche o cuanto más corta esté la hierba y el caballo la “apure” más.

La suerte es que la mayor parte de este hierro del suelo no es absorbible por el intestino del caballo y se desecha con las heces.

E incluso, el hierro de los vegetales que está en exceso y es absorbido, entra a las células del intestino, pero se almacena en lugar de pasar a sangre. A medida que las células del intestino se renuevan (como ocurriría con la renovación de la piel), las células más superficiales se liberan a la luz intestinal y se eliminan por las heces.

Por lo tanto, los caballos tienen un modo natural de disminuir la absorción del exceso de hierro que hay en sus alimentos habituales.

Todos los alimentos del caballo aportan hierro suficiente. Simplemente con el forraje ya tiene las necesidades cubiertas, y no solo ocurre esto en un caballo de ejercicio moderado, sino también en los caballos en alta competición, yeguas gestantes y lactantes, así como en los potros en crecimiento. Todos.

Por el contrario, tenemos un problema con los mecanismos de eliminación de hierro una vez que ha entrado al organismo, ya que no existen o son mínimos.

¿Por qué se le da tanta importancia al hierro, sobre todo en caballos de carreras?

Falsos mitos basados en tres realidades:

1. El hierro es fundamental para sintetizar hemoglobina de los glóbulos rojos

En humana suele recetarse hierro en las anemias porque en muchas de ellas hay falta de hierro, pero esto no sucede así en el caballo porque, como vimos, hay exceso de hierro en la dieta.

Cuando hay destrucción masiva de glóbulos rojos (anemia), como ocurre en piroplasmosis o en alimentación con ajo en exceso, el hierro de los glóbulos rojos no se elimina, se recicla. Por lo que no debemos relacionar anemia y falta de hierro. Es más, suplementar con hierro crearía un problema por exceso, en lugar de ayudar.

El caballo solo pierde hierro en hemorragias externas (accidentes con pérdida abundante de sangre); hemorrágias internas, como las causadas en úlceras sangrantes o hemorragia pulmonar inducida por ejercicio (HPIE); o por infestación masiva de parásitos digestivos.

En cualquiera de los casos, la solución del problema pasa por eliminar la causa de las pérdidas ya que con la comida habitual será suficiente para reponer el hierro perdido.

2. Los caballos pierden hierro en el sudor y además los caballos en alta competición están más musculados

Parece razonable que necesiten más hierro al necesitar más mioglobina (pigmento muscular con hierro) y sudar más, pero, incluso así, el hierro aportado por los alimentos es más que suficiente.

3. El caballo disminuye la absorción del hierro si no lo necesita

Esto es así dentro de unos niveles razonables y fisiológicos, como los niveles de hierro en los vegetales, a los que el organismo del caballo se ha adaptado a lo largo de toda su evolución, no a los niveles que se proporcionan en un suplemento oral indicado solo para deficiencias. A esto hay que añadir la gran acción irritante que el hierro tiene en todo el digestivo.

Si el hierro se suministra vía intravenosa, la barrera digestiva no existe y los mecanismos de eliminación tampoco.

¿Cómo saber los niveles de hierro del caballo?

Si te preocupan los niveles de hierro, tu veterinario puede extraer una muestra de sangre y analizar ciertos parámetros que sí te dirán si tu caballo tiene exceso o deficiencia de hierro.

Además, si es deficitario en hierro, habrá que buscar el origen.

Conclusiones:

Como puedes ver, es mucho más probable que en un caballo se produzca un exceso de hierro que su deficiencia.

Por lo tanto, solo se debe de suplementar con hierro a aquellos caballos que han sido diagnosticados como deficientes, a los que también se les debe buscar el origen de las pérdidas de hierro, ya que la alimentación habitual aporta suficiente hierro.

Y no se deben de usar como suplementos de rutina (sin prescripción veterinaria) por vía oral y, menos todavía, por vía intravenosa, ya que una vez que el hierro entra en el organismo, este no tiene vías de eliminación.

Si te ha gustado este artículo sobre el hierro en la alimentación del caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad