Ejercicios para fortalecer el core del caballo. Del Blog de PAVO

Ejercicios para fortalecer el core del caballo. Del Blog de PAVO

Ejercicios para fortalecer el core o core training para caballos

Cada vez somos más conscientes de la importancia del entrenamiento del caballo pie a tierra tanto antes de comenzar a montarlo como cuando ya es un experimentado deportista.

En el blog de Pavo hablaremos del core y su función, así como de su fortalecimiento para que puedas prevenir las lesiones de dorso.

¿Qué es el core del caballo?

Cuando el dorso tiene su curvatura óptima, la separación y angulación entre vértebras es la correcta, de modo que las superficies articulares no sufren: no habrá lesiones. Esta buena colocación espinal, además, provocará que toda la fuerza de impulsión de los posteriores se traslade a la parte anterior del cuerpo y el movimiento sea efectivo.

La columna del caballo está en posición horizontal por lo que el peso de todos los órganos hace que se curve hacia abajo (posición invertida del caballo). Si a esto añadimos el peso del jinete y la montura, las cosas no mejoran.

Para impedir que el caballo se desplace invertido, los músculos que rodean la columna deben de estar lo suficiente fuertes y tonificados como para generar una fuerza inversa que neutralice el peso de tórax, abdomen y jinete, así como las presiones generadas por el ejercicio que está realizando.

Por otra parte, los músculos abdominales también pueden ayudar estando fuertes para soportar la mayor parte del peso de las vísceras. Por eso, pensamos que el dorso del caballo es como un arco que, para estar curvado, debe de tener una cuerda que haga tensión.

La tensión de la cuerda del arco la producirían los músculos abdominales y sublumbares, que colocarían bien el dorso, evitando lesiones en la columna.

La zona core o músculos core son, por lo tanto, todos los músculos que ayudan a ‘redondear’ la columna vertebral.

La fatiga muscular por grupos musculares o por regiones

Si los músculos no están fuertes, solo pueden cumplir su función durante un tiempo, mientras no entran en la denominada fatiga muscular.

La función más conocida de los músculos es contraerse y producir el movimiento de las articulaciones, pero hay otra secundaria, que casi siempre se nos olvida: estabilizar la zona en donde están.

Esto lo podemos apreciar muy bien en la zona del corvejón cuando observamos, desde atrás, cómo camina el caballo. Tras un ejercicio continuado, si los músculos de esa zona todavía están débiles, entran en fatiga y son incapaces de estabilizar el corvejón, que en cada pisada se desplaza hacia el exterior de la vertical. Ese caballo no tiene nada en la articulación, en cuanto descansa, vuelve a estabilizarse.

Esta fatiga muscular, más fácil de ver en el corvejón, es muy difícil de apreciar en los pequeños grupos de músculos sublumbares, que cuando entran en fatiga, pierden su fuerza y no mantienen la columna en su posición óptima. En la nueva posición, el caballo desarrolla movimientos compensatorios erróneos que producen el uso de músculos diferentes, todavía no fatigados. Como puedes apreciar, se están trabajando los músculos equivocados. Así, se genera un círculo vicioso en el que los músculos correctos no se fortalecen. Al final, aparece la lesión en la columna.

Hay que recordar que, al igual que nosotros podemos tener más cansados al día siguiente los grupos musculares que hoy hemos trabajado en el gimnasio, al caballo puede sucederle lo mismo, y el segundo día de entrenamiento empezar los ejercicios con los músculos del core ya fatigados.

Ejercicios para fortalecer el core  del caballo (con vídeo)

Movilización dinámica

Flexión

Podemos ayudarnos de una zanahoria como se muestra en el vídeo. Hay que estar atentos a que cuando el caballo flexione el cuello, también lo haga el dorso. A medida que bajamos, ampliamos la zona que se ve implicada, de modo que el ejercicio a la altura del menudillo también afecta a las lumbares si se hace correctamente.

Debemos provocar que el caballo lleve su cabeza hasta 3 diferentes zonas del cuerpo:

  • pecho
  • carpo
  • menudillo

Repeticiones:

  • 5 veces por zona

Frecuencia:

  • 3 o 4 veces por semana

El fortalecimiento que produce protege cervicales y dorso

Extensión

Con ayuda de la zanahoria provocaremos que el caballo estire el cuello sin que se desplacen las manos de su sitio.

Lo haremos a diferentes alturas:

  • alta
  • media
  • baja

Lateralización

  • escápula
  • cincha
  • cadera

Repeticiones:

  • 3 a 5 veces por altura

Frecuencia:

  • 3 o 4 veces semana

Estiramientos estáticos

Mediante los cuales generamos la extensión de cada uno de los segmentos implicados en la columna del caballo:

  • Región de cuello y cruz
  • Región toracolumbar
  • Región lumbosacra

¿Cuándo están recomendados los ejercicios para fortalecer el core del caballo?

  • En potrosantes de que se comience el entrenamiento con jinete, es decir, antes de sumar peso en su dorso.
  • Antes de retomar el entrenamiento en caballos que estuvieron paradospor descanso deportivo, cirugías con postoperatorio largo, etc.
  • En caballos ya montados, de cualquier edad y disciplina para trabajar el dorso, mejorando el equilibrio y la estabilidad de las articulaciones.
  • En rehabilitaciónde caballos de dorso frio y en lesiones de dorso.

Como puedes ver, todos los caballos que van a ser montados o ya se están montando deben de realizar este tipo de ejercicio, ya que la anatomía del caballo no está preparada para cargar con el peso del jinete y la montura, y por tanto hay que fortalecer el dorso.

Fuentes:

(Vídeo) Equipo del profesor David Argüelles del CEMEDE, Facultad veterinaria de Córdoba.

Core stability and muscle development of the horse. 27th National Equine Forum. Dr Rachel Murray, Senior Orthopaedic Advisor, Animal Health Trust.

Si te ha gustado este artículo sobre los ejercicios para fortalecer el core del caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, usa los comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Ejercicios para fortalecer el core del caballo. Del Blog de PAVO

Novedades en la doma clásica en los Juegos Olímpicos. Del Blog de PAVO

Novedades en la doma clásica en los Juegos Olímpicos

La doma clásica es uno de los tres deportes ecuestres que podemos ver en los Juegos Olímpicos, junto con el concurso completo y el salto.

En el Blog de Pavo hablaremos de las condiciones de la doma clásica en los próximos Juegos para que puedas seguir la competición de los españoles y portugueses en Tokio 2020 sin dudas por el cambio en el nuevo sistema de clasificación.

En los concursos de doma clásica, el caballo debe de realizar una serie de ejercicios que van subiendo de dificultad según se va aumentado de nivel de la reprise. El mayor nivel es el Gran Premio. En campeonatos deportivos importantes como los Juegos Olímpicos, la primera prueba es el Gran Premio y después se realiza una segunda, todavía más difícil, que se conoce como Gran Premio Especial.

En los Juegos Olímpicos se puede competir por equipos o a nivel individual. Cada categoría tiene su final, pero la primera fase es conjunta.

La normativa general es la estipulada por normativa para doma de la Federación Ecuestre Internacional con algunas variantes adaptadas a los Juegos, que no afectan a los ejercicios.

Novedades para la doma clásica en Tokio

La primera diferencia con otras Olimpiadas es que la competición ha sido trastocada por la situación de la pandemia, no solo retrasando los Juegos del 2020 al 2021, sino también por la dificultad de entretenimiento que los deportistas han tenido en estas condiciones.

Por lo tanto, que no te extrañe ver que sean los JJOO de Tokio 2020 aunque la fecha real sea de 2021. Por el mismo motivo de cambio de fechas, las próximas Olimpiadas serán de 3 años (no en 4 como es habitual), manteniendo el calendario.

A nivel competición también hay novedades, la primera prueba será eliminatoria o clasificatoria (según se mire), y no influirá en las puntuaciones finales, ya que no hará media en las notas.

¿Qué país gana por equipos en doma?

Este año, en Tokio, será necesario estar entre los 8 mejores equipos según las puntuaciones del GP (Gran Prix Test) para poder pasar a la segunda fase, donde se deciden las medallas y los diplomas.

Es decir, el Gran Premio es clasificatorio y las notas saldrán solo de la prueba Especial, no de la media de las dos pruebas, como ocurría en anteriores Juegos Olímpicos.

Cada equipo (por países) concursará con 3 binomios, de modo que 24 participantes pasan a la final del martes 27 de julio (Gran Prix Special) divididos en 3 grupos. Cada jinete irá a un grupo distinto del de sus compañeros de equipo.

El oro por equipos se lo llevará la mejor nota combinada de los 3 binomios. Este año cuentan todas las puntuaciones y no se elimina del recuento total la peor nota. Eso significa que no puede haber fallos.

¿Quién gana en individuales?

En individual será diferente, ya que pasarán a realizar la Kür del miércoles 28 de julio (Gran Prix Freestyle) los dos mejores binomios de los 6 grupos del GP, más 6 binomios de los restantes, y de cualquier grupo, con las mejores notas.

De nuevo, la prueba Gran Prix Test actúa como barrera, de modo que tanto por equipos como en individual, el pase está aquí, pero no influirá en la puntuación final, ya que no hará media.

Resultados para España de la doma clásica en los anteriores Juegos Olímpicos

España fue séptima por equipos, mientras que en individuales pasaron a las finales Severo Jurado y Beatriz Ferrer-Salat. Podéis ver a ambos en el siguiente vídeo.

Binomios españoles:

5º puesto (diploma olímpico) ► Severo Jurado con Lorenzo en el minuto 3:04:00

10º puesto ► Beatriz Ferrer-Salat con Delgado en el minuto 1:49:00

Final individuales Doma Clásica Juegos Olímpicos Río 2016 

Esperamos que te haya gustado del vídeo y disfrutes mucho más viendo la doma de los próximos Juegos Olímpicos.

¡Mucha suerte a todos los binomios españoles y portugueses!

Si te ha gustado este artículo sobre la doma clásica en los Juegos Olímpicos, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, usa los comentarios y responderemos a tus preguntas.

Fuentes:

FEI Regulationsfor Equestrian Events at the Olympic Games. Chapter III-Dressage-Rules for Dressage competitions.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Ejercicios para fortalecer el core del caballo. Del Blog de PAVO

El caballo frío de dorso y el dolor. Del Blog de PAVO

El caballo frío de dorso y el dolor

Decimos que un caballo es de dorso frío cuando es rígido en esa zona y tarda bastante en calentar, pero después se le pasa. Esa “normalización” nos ha hecho pensar que es algo característico del caballo, que no tiene importancia y que, incluso puede ser una manía que tiene cuando le ponemos la montura, pero en realidad el caballo tiene dolor.

En el Blog de Pavo hablaremos del dolor de dorso para que aprendas a detectarlo y veas su relación con el dorso frío.

El dorso del caballo es importante no solo como soporte para la zona torácica y abdominal, sino como medio de transmisión de la impulsión de los posteriores hacia adelante. Por este papel tan importante, también es muy susceptible de sufrir lesiones.

El dolor en el dorso es un dolor muy silencioso para el humano. Cuando un caballo cojea enseguida lo percibimos, pero notar el dolor de dorso requiere una mirada sensible y una capacidad de observación mayor, al menos cuando el proceso comienza.

Síntomas que debemos vigilar para una detección precoz del dolor de dorso

Debido a lo silencioso de este tipo de lesión, es muy difícil de observar cuando el caballo está en reposo, así que deberemos de fijarnos cuando vayamos a montar y, sobre todo, vigilaremos los cambios de comportamiento.

Al caballo le molesta que lo cepillen en la zona. Se molesta también al ensillar o al cinchar.

Tiene las extremidades metidas debajo del cuerpo, retrasa los anteriores, adelanta los posteriores, así puede arquear el dorso aliviando la zona.

Las protestas son más frecuentes: movimientos de cola bruscos, botes.

Se niega a hacer ejercicios que antes hacía sin dificultad, tiene más derribos, más rehúses, y no gira a una mano como lo hacía. Le cuesta hacer ejercicios con rectitud.

Todo se reduce a algo que hacía y ya no quiere hacer (o no puede).

Causas del dolor de dorso

·         Accidentes

Accidentes durante el transporte, caídas, resbalones… Aunque no lo parezca, no son las causas más frecuentes.

·         El equipo

La montura es una de las causas más frecuentes de esta patología. Bien por no ser la adecuada, o bien por no estar en buenas condiciones o no ir bien colocada. Sucede los mismo con el uso inadecuado de salvacruces o sudaderos.

Tienes un post del blog donde hablamos sobre Cómo colocar la montura adecuada.

·         El jinete

Jinetes con poca experiencia, o que trabajan mal y causan rigidez en diferentes zonas, que acaba repercutiendo en el dorso.

·         El trabajo

  • Realizar determinados ejercicios antes de tener el sistema musculoesquelético dorsolumbar bien desarrollado y entrenado.
  • No calentar ni estirar antes de trabajar.
  • No estirar ni enfriar paulatinamente después de trabajar.

·         Lesiones fuera de la zona dorsal

  • Mal estado de la boca

Si el caballo tiene picos en las muelas o cualquier otra patología que le produzca dolor, intentará evitar ese dolor (sobre todo con el bocado puesto) con posturas de la cabeza diferentes a las normales, o con tensiones mandibulares que, a su vez, repercuten en la musculatura del cuello y del dorso, sobrecargándolos y originando lesiones.

  • Cojeras

De modo similar al caso de la boca, el caballo, en un intento de aliviar el dolor de una zona, sobrecarga otra. En este caso, al intentar aliviar el dolor en una extremidad, sobrecarga el dorso.

·         Morfología

Los caballos con cruz prominente son más propensos a lesiones en la zona por roces o compresiones de la montura.

La cifosis o lordosis (curvaturas anormales de la columna vertebral) también predisponen a estos procesos.

Tratamiento de las lesiones de dorso

El tratamiento dependerá de la localización, del origen de la lesión, de su duración en el tiempo y de multitud de factores que influirán en la prescripción del veterinario y/o fisioterapeuta equino.

Cómo prevenir el dolor de dorso y el dorso frío

Ya que el tratamiento es exclusivo del veterinario y del fisioterapeuta, lo que sí va a depender de nosotros es actuar sobre estos 7 puntos:

  1. El pesode jinete y montura nunca superará el 20% del peso del caballo.
  2. Colocaremos adecuadamente la montura apropiada.
  3. Realizaremos estiramientos y ejercicios coretraining como parte del entrenamiento.
  4. Debemos formarnosen asiento, colocación de la cabeza y dulzura de mano para no tensionar al caballo.
  5. Daremos cuerda para fortalecer el dorso antes de comenzar el entrenamiento con jinete montado, tanto en caballos jóvenes como en caballos adultos tras un parón de entrenamiento.
  6. Daremos cuerda para fortalecer el dorso como entrenamiento intercalado con la monta.
  7. Calentaremosal caballo sin el peso del jinete: caminar por duro y/o dar cuerda.

¿Por qué se no se aconseja la detención total de ejercicio en el caso de lesiones de dorso?

El caballo, al tener dolor en el dorso intentará no moverlo, de modo que disminuye la circulación sanguínea y el calor en la zona, y las contracturas pueden mantenerse en el tiempo como un círculo vicioso.

A parte de tratamientos contra el dolor o la causa inicial del proceso, que prescribirá el veterinario si los considera necesarios, se deben de realizar ejercicios apropiados para descontracturar la zona, que serán realizados por el fisioterapeuta equino, y cortarán el ciclo dolor-contractura-dolor.

Por eso, cuando un caballo presenta dolor de dorso, enviarlo al prado no será la solución, aunque sí puede ayudar mucho combinado con la fisioterapia y el tratamiento farmacológico.

Los movimientos continuos y suaves al caminar, así como la posición elongada del cuello al pastar, favorecen un arqueamiento natural del dorso que facilita la recuperación tras la relajación de las fibras musculares realizada por el fisioterapeuta y el tratamiento farmacológico.

Si te ha gustado este artículo sobre el dolor de dorso en el caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

Envíanos tus dudas usando los comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Ejercicios para fortalecer el core del caballo. Del Blog de PAVO

Alimentación del caballo de ocio, paseo o ejercicio ligero. Del Blog de PAVO

Alimentación del caballo de ocio, paseo o ejercicio ligero

Existe muy poca información sobre la alimentación correcta de los caballos de ocio, tal vez, porque se piense que es algo sencillo, ya que no tienen mucho “desgaste”, pero la realidad es otra.

En el Blog de Pavo hablaremos de los factores a tener en cuenta para aportar una buena alimentación a nuestro caballo de ocio o paseo que realiza poco ejercicio.

¿Cuándo se considera que un caballo realiza un trabajo ligero o moderado?

Según el NRC (organismo que estudia las necesidades nutricionales de caballos y otras especies), el trabajo ligero corresponde a caballos de ocio, en entrenamiento inicial, caballos de morfológico que compiten pocas veces, etc. Son caballos que trabajan de una a tres horas a la semana, de las cuales el 30% es paso, 50% es trote y 10% es galope medio.

Realizan trabajo moderado los caballos en su fase de aprendizaje, en equitación recreativa, trabajo ganadero ligero y similares, cuando trabajan de tres a cinco horas por semana en las que el 30% es de paso, 55% de trote, 10% de galope y 5% de saltos bajos, o trabajos de nivel energético similar.

Este sistema puede orientarte para poder clasificar el tipo de trabajo que haces mediante una estimación, aunque no cumplas exactamente las horas.

Otra manera de clasificar el trabajo es por la frecuencia cardíaca.

Utilizando un pulsómetro y hallando la media durante la sesión de trabajo, sabemos el tipo de trabajo que se realiza.

  • Trabajo ligero ► 80 pulsaciones por minuto
  • Trabajo moderado ► 90
  • Trabajo pesado ► 110
  • Trabajo muy pesado ► 110-150

5 factores para una buena alimentación del caballo de ocio

1. Agua

Todos estamos de acuerdo en que los caballos deben de disponer de toda el agua que necesiten, pero somos menos conscientes de que la calidad del agua también importa.

Los sabores desagradables hacen que el caballo consuma poca agua, por lo que debemos de limpiar los bebederos muy frecuentemente, sobre todo aquellos que almacenan agua en gran cantidad y son propensos a crear algas.

2. Piedra de sal y electrolitos

Todos los caballos deben de tener una piedra de sal pura a su alcance. Con pura nos referimos a piedras de cloruro sódico solamente, sin minerales añadidos.

Los caballos que tenemos para ocio, que hacen trabajo ligero y moderado, no suelen necesitar electrolitos añadidos, ya que no suelen sudar mucho. Al comer su ración, beber agua y disponer de la piedra de sal, recuperan fácilmente los electrolitos perdidos al trabajar. En épocas de calor o el día que sudan más, sí sería interesante proporcionárselos, especialmente para una recuperación más rápida.

3. Forraje

El caballo debe de comer, al menos, el 1,5% de su peso en forma de forraje. Esta cantidad hay que calcularla en materia seca, es decir, no teniendo en cuenta el porcentaje de humedad que cualquier forraje tiene.

Ponemos un ejemplo para entenderlo mejor:

Un caballo de 500 kg de peso debe de tomar el 1,5% de su peso, es decir 7,5 kg (en materia seca) de forraje.

Supongamos que le damos heno y sabemos que ese heno tiene un 10% de humedad. Esto significa que por cada 10 kg de heno que damos, 9 kg son de materia seca. Entonces, necesitaríamos darle 8,3 kg de heno para que el caballo coma verdaderamente ese 1,5% en materia seca.

Lo que hemos hecho con el heno, lo podemos calcular con cualquier otro forraje, simplemente conociendo su humedad.

Si te resulta complicado aportar forraje en estas cantidades, en piensos Pavo disponemos de alternativas o sustitutivos del forraje que ayudarán a que tu caballo coma la suficiente fibra.

4. Pienso

Si el caballo está tomando forraje de calidad y en el porcentaje adecuado, sometido a tan poco trabajo, necesitará muy poca cantidad de pienso, incluso de piensos de mantenimiento.

Si sabemos que en la dieta tiene que haber, al menos, un 70% de forraje respecto a la comida total, también sabemos que el porcentaje de pienso será menor del 30% de la comida total del día.

Si el caballo del ejemplo necesita unos 8 kg de heno, y eso es el 70% de su ración diaria, necesitará tomar 11,4 kg de comida en el día, de los cuales, como máximo, 3,4 kg serán de pienso de mantenimiento base

Los piensos llevan en su etiqueta las cantidades recomendadas por día, que te servirán de muy buena orientación.

Deberás calcular la cantidad de pienso que necesita al día para el peso ideal de tu caballo. Es decir, harás los cálculos en base al peso que tu caballo debería tener, no el que realmente tiene si tiene sobrepeso o si está demasiado delgado.

5. Suplementos

Como vemos, los caballos que trabajan poco pueden mantener su estado corporal sin adelgazar, prácticamente tomando solo forraje o forraje con muy poco pienso.

Que mantengan su peso no significa por ello que estén bien alimentados, ya que la hierba y otros forrajes no son un alimento completo, de modo que, necesitarán un suplemento que equilibre las deficiencias del forraje.

La agresividad de los caballos. Del Blog de PAVO

La agresividad de los caballos. Del Blog de PAVO

La agresividad en los caballos: orígenes y prevención

Tener un caballo agresivo es uno de los mayores problemas de comportamiento a los que nos podemos enfrentar.

En el Blog de Pavo hablaremos de los orígenes de la agresividad para que puedas prevenirla, ya que el tratamiento debe de dejarse en manos de profesionales.

Por qué los caballos son agresivos

En etología equina, la agresividad hacia humanos se clasifica dentro de las conductas aprendidas, es decir, no es un proceso habitual que se desarrolle de forma natural como en el caso de agresividad entre sementales por defensa del territorio o lucha por las yeguas.

Que un caballo aprenda a ser agresivo tiene diferentes orígenes:

Refuerzo positivo

Los caballos aprenden continuamente, bien porque se lo enseñamos conscientemente, o bien porque inconscientemente reforzamos una conducta. Este último es el caso del refuerzo positivo de una conducta agresiva.

Pongamos un ejemplo, fácil de entender, en el que sin darnos cuenta reforzamos la agresividad. Cuando entramos con un cubo de pienso al prado donde tenemos al caballo, el caballo se nos echa encima, mete la cabeza en el cubo, nos corta el paso… y nosotros para quitárnoslo de encima, le ponemos el cubo.

Lo mismo sucede en el caso de las golosinas: nos huele los bolsillos, las manos, se pega demasiado a nosotros y se las damos antes de que nos empuje más. Sin quererlo, estamos reforzando que, si exige, se le da.

Si esto sucede con un potro es su etapa de jerarquización, puede ser peligroso, porque puede ir creciendo en exigencia.

Agresividad relacionada con dolor

El dolor es una de las causas más frecuentes de agresividad en los caballos, y también una de las más fáciles de resolver.

Todos entendemos que un perro que siente dolor puede reaccionar mal al tocarlo en la parte dolorida. Sabemos que le duele porque el perro manifiesta bastante bien el dolor. Sin embargo, los caballos, como herbívoros que son, ocultan su dolor como método de supervivencia. Cualquier caballo en libertad que manifieste síntomas de dolor es el objetivo de depredadores, pues saben que es una presa en dificultades y más sencilla de cazar. Este instinto todavía permanece en la actualidad, y un caballo puede tener una zona dolorida y no parecerlo, de modo que cuando le tocamos podemos producirle más dolor y reaccionar con una coz, un manotazo o un mordisco.

Cualquier caballo que de repente manifieste conductas agresivas debe de ser revisado por un veterinario para descartar cualquier patología.

Otras veces, esta agresividad aparece de modo indirecto, por ejemplo, cuando la montura le produce dolor. Al final, el caballo asocia el dolor con el jinete contra el que manifiesta agresividad.

Agresividad relacionada con exigencias mayores a la capacidad de aprendizaje

Los caballos tienen una curva de aprendizaje que el jinete debe de aprender a detectar. Cuando al caballo se le exige algo que no entiende o no está capacitado para realizar, y se le castiga por no hacerlo, entramos en una zona peligrosa.

Su reacción puede ser defensiva-agresiva, o entrar en un estado de “neutralización” en el que el caballo se rinde y desiste de hacer nada, porque piensa que haga lo que haga se le castigará. Cualquiera de los dos resultados resulta nefasto.

Imprinting inadecuado

Si no somos expertos en esta técnica, podemos tener más consecuencias negativas que positivas. Una de las negativas se produce cuando se genera demasiada confianza, de modo que, cuando el potro llega a la edad de establecer jerarquías, puede desarrollar conductas dominantes e incluso agresivas. Tienes más información sobre este tema en nuestro post del blog Imprinting en el potro y su manejo temprano.

Agresividad y caballos con dietas demasiado altas en energía

Los caballos que toman dietas demasiado altas en almidón, es decir azúcares de rápida absorción, tienen picos de glucosa en sangre que los excita lo suficiente como para entrar en zona roja.

Aquellos caballos que mencionábamos en el apartado anterior: caballos mimados que no respetan el espacio personal, o que tienen dolor, o que han sufrido maltrato, o que por un imprinting mal realizado no respetan al humano, se envalentonan durante esos picos de glucosa, que actúan como puntos gatillo que disparan la agresividad que antes no manifestaban.

Reducir el almidón en la dieta y garantizar un mínimo de forraje del 1,5 % del peso del caballo suele ser suficiente para controlar este tipo de agresividad.

Cómo saber por sus gestos si un caballo va a atacar

Los caballos, antes de atacar, realizan gestos de amenaza que van aumentando en intensidad a medida que el oponente (ya sea caballo o persona) no reacciona retirándose.

Los caballos bien socializados aprenden a reconocerlos, y cuando las jerarquías están bien establecidas, estas señales son suficientes para que la situación no empeore, y la amenaza queda solo en eso: gestos.

  • Dirige las orejas hacia atrás.
  • Abre la boca enseñando los dientes a la vez que estira el cuello.
  • Emite un ruido concreto.
  • Da un manotazo.
  • Mueve la cola en un movimiento rápido como un latigazo.

Esto sucede si el caballo ha crecido con otros caballos y, por tanto, ha aprendido muy bien el lenguaje dentro de la manada.

Los caballos que han crecido solos y desconocen el lenguaje, tanto para recibir información como para crearla, pueden ser agresivos sin esos gestos previos, y es donde radica el mayor peligro tanto para él mismo como para otros caballos e incluso para el humano.

Este tema lo tienes ampliado en Los caballos que viven en compañía de otros están más equilibrados.

Si te ha gustado este artículo sobre la agresividad de los caballos, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad