El “Réquiem de sus Fantasmas”

El “Réquiem de sus Fantasmas”

Cuándo Nick Skelton pasó el cronómetro final, con Big Star, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: ¿Qué vio?…

Elevó la vista al incorporarse en la montura, y miró, pero no creo que pudiera ver muy bien con los ojos de la cara, tuvo que sentir con los ojos del alma.

Tuvo que vivir quebrarse su gravísima fractura de espalda, miró a Dollar Girl parándose en el vertical de bidé de Barcelona 92, sintió como Arko III se desdibujaba en la manga final de Atenas 2.004, revivió como Mr.T se le paraba en el triple de la final del Campeonato del Mundo de Aachen, y creo que debió de sentir como el “réquiem de sus fantasmas” pasaba a dormir el sueño de los justos.

La libertad que preconizaba Ludwin Van Beethoven en su novena sinfonía, la “coral”, le llegó en forma de desempate; esa “Oda a la Alegría” creo que hizo ganar a todos los aficionados a este deporte esa misma medalla de oro.

En algún momento debió de sentir el apoyo de Liz Edgar, y también la mirada huraña de Ted Edgar, que sin él darse cuenta le marcó el camino a seguir en el mundo irreal de la competición escénicamente eterna.

Cuando comenzó a recibir las felicitaciones, Skelton se humanizó, se hizo débil, aniñó su alma, pensando los tremendos versos de Quevedo:

Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue, y un será, y un es cansado.

Carolo López-Quesada

El derribo que le costó la Final de Berlín 85

El derribo que le costó la Final de Berlín 85

Nick Skelton ganaba la Final de la Copa del Mundo en una ocasión, con Dollar Girl en 1.995, en Goteborg.

En la Final de Berlín 1.985, entró en el último recorrido con 0 puntos, y el derribo que les voy a ofrecer hoy (en vídeo), le relegó a la segunda posición con Everest St-James, en favor de Conrad Homfeld con Abdulah.

Carolo López-Quesada

¡¡ Feliz Navidad !!

¡¡ Feliz Navidad !!

Llevaba unos días pensando cómo les iba a felicitar a todos ustedes las Navidades, y ya he tomado la determinación:

Les voy a ofrecer una fantástica instantánea de Nick Skelton, Mark Beever y Big Star, entrando en la pista de Río de Janeiro para recoger el metal de oro, el tan deseado “Santo Grial” para esa casa.

Les deseo muchísimas felicidades y un próspero año 2.020.

Carolo López-Quesada

 

Será el Gran Premio número veintitrés

Será el Gran Premio número veintitrés

Desde que en 2.013 comenzara el primer Gran Premio ROLEX del Grand Slam, Aachen, que fuera ganado por Nick Skelton con Big Star, se han disputado ya 22 Grandes Premios de este circuito, a expensas de que el domingo próximo se celebrará la cita número veintitrés.

Scott Brash ha ganado cuatro de ellos (uno de Aachen, dos de Calgary y uno de Ginebra, tres con Hello Sanctos y uno con Ursula).

Con dos victorias aparece jinetes como Philippe Weishaupt (Aachen y Calgary en ambos casos con LB Convall), Steve Guerdat (Ginebra-2 con Nino des Buissonetts), Marcus Ehning (Aachen y Ginebra con Pret a Tout) y Kent Farrington (Aachen y Ginebra con Gazelle).

El resto de ganadores han sido Nick Skelton, Christian Ahlmann, Gregory Wathelet, Pieter Devos, Ian Millar, Sameh El Dahan, Beezie Madden, Pedro Veniss, Niels Bruynseels y Henrik Von Eckermann.

Veremos en Ginebra…

Carolo López-Quesada

 

Río de Janeiro 2.016 y Helsinki 1.952

Río de Janeiro 2.016 y Helsinki 1.952

A lo largo de la historia olímpica, en varias ocasiones ha tenido que haber un desempate para dilucidar el campeón olímpico individual.

En Río de Janeiro 2.016 entraron seis conjuntos para ver quién iba a ser campeón olímpico (Nick Skelton-Big Star), mientras que en Helsinki 1.952 entraron cinco conjuntos en el desempate (Pierre Jonqueres D’Oriola y Alí Babá).

Carolo López-Quesada