“Hoy no es el día de mojar la pólvora”…

“Hoy no es el día de mojar la pólvora”…

Hoy no es el día de mojar la pólvora”. Recordar algo de historia siempre merece la pena, y más, si luego la aplicamos a nuestro deporte…

Demos  un salto histórico al año 1.866, concretamente al combate de El Callao, en el cual a dos fragatas españolas de hélice, la Almansa y la Blanca, se les asignó bombardear las costas peruanas. La Almansa, mandada por Victoriano Sánchez Barcáiztegui, era después de la fragata blindada Numancia, el buque más poderoso de la escuadra del Pacífico. Le tocó, en aquella ocasión, batir la zona del puerto, donde se encontraban anclados los buques de guerra peruanos. Protegía también aquella zona un enorme cañón Blackely de a 500 libras, apodado Cañón del Pueblo, que era capaz de atravesar sin problemas el casco de madera de la mayoría de las embarcaciones españolas que estaban presentes.

La fragata española solo tenía a su lado a la pequeña goleta Vencedora, de la que no pudo obtener mucha ayuda ofensiva. Así pues, la Almansa empezó las operaciones de bombardeo batiéndose de manera impresionante. Pero, a su vez, recibía un castigo tremendo de los peruanos. En un momento dado, una granada explotó provocando un incendio a bordo, que se propagó con mucho peligro por el sollado, llegando incluso a temerse que alcanzase la santabárbara, espacio donde se custodiaba la munición, lo que hubiese supuesto la más que posible explosión de todo el buque.

El comandante fue aconsejado por sus subordinados de que lo mejor era anegar de agua aquella zona para evitar una deflagración, aunque aquello supondría que tendrían que retirarse del combate al no poder disponer de pólvora. El comandante no se lo pensó dos veces y con gesto serio soltó una frase para la posteridad, de esas lapidarias que no admitían réplica alguna: “Hoy no es día de mojar la pólvora”. Así que se retiraron momentáneamente a sofocar el incendio y, tras conseguirlo, volvieron a la acción al cabo de media hora, igual de combativos que antes.

Gracias a que algunos jinetes y algunos jefes de equipo__  sin saberlo __ pronunciaron “hoy no es el día de mojar la pólvora”, todavía hay alguna posibilidad de que se pueda celebrar el Campeonato de Europa de 2.021.

Carolo López-Quesada

22 caballos y una llama recuperados de una plantación  de cannabis

22 caballos y una llama recuperados de una plantación de cannabis

En una granja en Lincolnshire, la policía ha descubierto una plantación de cannabis, donde tenían 22 caballos y una llama, trabajando en la plantación.

Los caballos y la llama estaban en mal estado, y afortunadamente la policía ha detenido a los responsables, y ha puesto a los animales al cargo de los  veterinarios, para que sean recuperados.

Trabajaban a ocho metros de profundidad, donde estaba escondida la plantación.

Carolo López-Quesada

La vanidad es también parte del ajuste

La vanidad es también parte del ajuste

El “ajuste del mercado” en versión subastas, parece que está siendo bastante obvio.

Estaba revisando precios de “foals”, “yearlings”, dos y tres años, de algunas importantes subastas que se están produciendo en la actualidad, y el ajuste es incuestionable.

La súper-producción de subastas on-line, la pandemia o la crisis económica, han hecho que se vean algunos precios de caballos aparentemente mucho más que interesantes, que hace un año no se veían.

En la tradicional subasta al estilo “show”, tipo FENCES, con cena, champagne, zona V.IP… es más fácil que los compradores se estiren en los precios, que cuando los mismos estén en su casa mirando en el ordenador cómo van las pujas, y tomando una cerveza y una tortilla a la francesa.

¿Cuánto hace que bajen los precios la vanidad? No sé cuantificarlo, pero algo hace también…

Carolo López-Quesada