PIENSOS PAVO

Los que hayan leído El Conde de Montecristo (Alejandro Dumas), entenderán mejor este artículo…

La primera vez que vi a Álamo con Steve Guerdat, fue en Oslo de 2.017, recién entrado en la cuadra del jinete suizo, un caballo que con Gerardo Pasquel había corrido algún Gran Premio de dos estrellas, y uno de cuatro estrellas donde era eliminado.

Me pareció un caballo rígido, con una nuca difícil, y la verdad es que no me pareció extra poderoso. Me pareció que tenía clase, pero que en la delicada competición de la actualidad, iba a ser un caballo no especialmente competitivo.

La semana siguiente se fue a Helsinki Copa del Mundo, y Guerdat ya ganaba el Gran Premio con el caballo. Impactado me quedé…

El Abate Faria cogió en el Castillo de If a un marinero de Marsella, Edmundo Dantés, y finalmente dejó una persona refinada, culta, con conocimientos en todas las materias, con manejo absoluto de la venganza y la piedad, con idiomas, con capacidad para desentrañar la mentalidad humana y con todo tipo de resortes para dejar a todo el mundo fascinado por su presencia.

De un marinero de Marsella, a un cosmopolita absoluto.

Pues bien, Stve Guerdat ha hecho de Abate Faria, y ha hecho que Álamo se a un caballo verdaderamente cosmopolita y políglota.

Steve “Faria” Guerdat.

Carolo López-Quesada