PIENSOS PAVO

Uno de los grandes caballos en la historia de nuestro deporte ha sido Merano (Ugolino Da Siena y una madre llamada Dalida- irish hunter mare), un caballo que con Raimondo D’Inzeo ofreció una carrera deportiva extraordinaria.

El caballo fue criado en Pontecagana, cerca de Salerno, por Giuseppe Morese, y éste vendió a Merano a Raimondo D’Inzeo, cuando el caballo tenía 4 años de edad.

Raimondo pagó por el caballo 200 libras esterlinas, y aunque Morese había tenido ofertas superiores, prefirió vender a Merano a un extraordinario jinete __ en menos dinero __ en lugar de vendérselo a otro jinete de menor entidad hípica en más dinero.

Dicen que Giuseppe Morese estaba enamorado del caballo, ya que de “yearlig” se saltaba las vallas de la finca.

A final de los 7 años de Merano, ya había ganado pruebas en Roma, y en Londres había ganado el Daily Mail Cup, había estado segundo en el Horse and Hund Cup y tercero en la Copa de Oro del Rey Jorge V.

Sandro Perrone adquirió a Merano en 4.000 libras esterlinas, y en Ginebra tuvo resultados interesantes, aunque el caballo se le fue “descomponiendo”. Parece ser que no era capaz de controlarlo con un filete normal, y que con más hierro el caballo no iba a gusto.

El resultado fue que la Federación Hípica Italiana compró al caballo en 3.000 libras esterlinas, para que fuera montado por Raimondo D’Inzeo.

Su carrera deportiva posteriormente fue estratosférica.

Carolo López-Quesada