PIENSOS PAVO

Los años en los que la pista del CSIO de Roma, en la Piazza di Siena, era blanca, Roma me parecía un “concurso más”. Bueno, importante, pero como otros…

Ahora que el verde adorna los  centenarios árboles de Roma, vuelvo a reconocer “el verdadero alma de Roma”, el espíritu de Villa Borghese.

Tras haber “des-almado “ a Roma, durante algunos años,  ahora la han vuelto a poner su particular sello de gloria hípica.

Carolo López-Quesada