PIENSOS PAVO

Retención de placenta en yeguas

El potro acaba de nacer y somos los más felices de la tierra, pero pasan las horas y la yegua sigue teniendo la placenta colgando, ¿cuándo tengo que empezar a preocuparme?

En el Blog de Pavo hablaremos de la retención de placenta para que puedas detectarla a tiempo y prevenirla en la medida de lo posible.

Cómo se produce la retención de placenta

La placenta (membranas fetales, secundinas, y otros muchos nombres que reciben según localismos) es el conjunto de tejidos expulsados por la yegua momentos después del nacimiento del potro. Corresponden al cordón umbilical, alantoamnios y alantocorion. La parte coriónica es la que se une al endometrio de la yegua y permite la nutrición del feto.

Cuando el potro nace, la placenta se desprende gracias a una separación del endometrio de forma correcta. De modo que, un alantocorion sano permite una buena nutrición del potro, pero también que esa separación postparto sea adecuada. Cualquier proceso que influya en esta unión y la deteriore hará que la liberación de la placenta no se produzca o se liberen unas partes y otras no.

Las partes retenidas, que son ya tejidos muertos, se van deshaciendo (autolisis) y promueven la proliferación bacteriana, se liberan toxinas y se generan productos que inducen inflamación: aparece la metritis aguda tóxica. La liberación de toxinas al torrente sanguíneo produce los síntomas asociados con infecciones, como fiebre, apatía, etc. y además puede producir laminitis (infosura), una enfermedad grave que causa mucho dolor.

¿Cuándo se considera que hay retención placentaria?

La placenta suele eliminarse en la primera hora (u hora y media) tras el nacimiento del potro. Si pasan más de 3 horas después del parto y las membranas fetales no se ha eliminado, estamos ante una retención de placenta. Y si pasan más de 6, hay que llamar urgentemente al veterinario.

Tipos de retenciones:

  • Totales: no se elimina la placenta.
  • Parciales: se elimina la placenta, pero hay porciones que quedan en el útero. Son muy traicioneras, pues pensamos que la expulsión es correcta. De ahí la importancia de examinar la placenta y comprobar que ha sido eliminada íntegramente.

Debes de tener una bolsa preparada para el día del parto, y guardar en ella la placenta para que la pueda revisar el veterinario, como te explicamos en la lista para el día del parto del post Como prepararse para el parto de la yegua. 

El veterinario revisará la integridad de la placenta y si tiene lesiones que le hagan sospechar de alguna enfermedad, como falta de vellosidades, cambios de coloración, exudados, y zonas de tejido muerto.

Consecuencias de la retención de las membranas fetales

La retención de placenta es una enfermedad muy grave, que se desarrolla en horas posteriores al parto y que puede:

  • Acabar con la vida de la yegua.
  • Limitar la capacidad reproductiva, bajando la capacidad de quedarse preñada por la endometriosis que se produce. Una endometriosis es la degeneración de los tejidos del endometrio, la capa más interna del útero. Es la capa donde se realiza la implantación del óvulo fecundado. Si los tejidos no están sanos, el óvulo no puede implantarse y, por tanto, la gestación no se culmina.
  • Producir laminitis (infosura). Puedes saber más sobre esta enfermedad en el post Infosura en el caballo: qué es, causas y prevención 

Tratamiento de la retención de placenta en postparto

NUNCA se debe de tirar de la placenta para extraerla, debe de caer por su propio peso. Forzar la expulsión puede suponer hemorragias, desgarros, prolapsos de la matriz, retención de microvellosidades de la placenta en el endometrio, retraso de la involución uterina, etc.

La retención de placenta es una patología grave, que debe de ser tratada de inmediato por un veterinario, el cual aplicará medicación intravenosa para la expulsión de las secundinas, o incluso realizará un lavado uterino. También implantará la terapia necesaria para tratar o prevenir infecciones, o administrará medicación de soporte para la yegua, según lo avanzado del proceso. Además, valorará la necesidad de terapia preventiva de infosura.

Prevención de la retención de membranas fetales

Como decíamos, cuando la placenta tiene problemas en su unión con el endometrio del útero es cuando, tras el nacimiento del potro, no podrá desprenderse o lo hará parcialmente.

Detectando esos problemas en el momento en que se producen, podremos prevenir las consecuencias. Se pueden detectar previamente al parto con ecografías seriadas en el mes 5, 7 y 9 de gestación. Por lo tanto, es muy recomendable hacerlas para todas las yeguas, pero sobre todo en yeguas con problemas en gestaciones anteriores de retención placentaria, o si el potro ha tenido problemas al nacimiento.

Como vemos, las ecografías no solo se hacen para determinar la preñez (en etapas iniciales), sino para ver la salud de esa placenta y del potro a lo largo de la gestación, pudiendo así actuar a tiempo si se detectan problemas.

Si te ha gustado este artículo sobre la retención de placenta en yeguas, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

 

¿Te gusta el blog de Pavo?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad