PIENSOS PAVO

Gracias  la gentileza de una amiga británica, Linda Briggs, les voy a ofrecer una instantánea de Peter Robeson en una pista de ensayo.

Este grandísimo jinete fue medalla olímpica individual en Tokio 64 con Firecrest, y era un verdadero “Lord a caballo”, ya que su finura era extrema.

Dignificaba el arte de la equitación.

Carolo López-Quesada

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad