PIENSOS PAVO

Las frutas en la alimentación del caballo

Los beneficios de la fruta son incuestionables, sobre todo usadas como premios ya que son muy palatables para el caballo, pero también tienen un lado oscuro.

En el Blog de Pavo explicaremos por qué debemos usarlas como premio en su justa medida y hablaremos de algunas frutas nocivas para el caballo.

Frutas que NO puede comer un caballo

Los albaricoques (Prunus armeniaca), los melocotones (Prunus persica) y las endrinas (Prunus spinosa) tienen el peligro en su interior. La parte carnosa no es tóxica, pero la semilla del interior del hueso sí. Por lo tanto, ya sabes: a eliminar el hueso y no dejar pastar en campos que tengan estos frutales, por si se comen el fruto entero. Además, las hojas nuevas, en crecimiento rápido, también pueden tener el tóxico.

Los aguacates (Persea americana) son tóxicos para los caballos. No solo la fruta, sino la corteza y las hojas del árbol. La ingestión de pocas unidades puede conducir a una intoxicación, así que no puedes usarlos ni como premios ni como snacks.

Los síntomas de intoxicación por aguacates en el caballo son muy variados e inespecíficos. El proceso cursa con alteraciones cardíacas, respiratorias y nerviosas, entre otras.

Los caquis o persimones (Diospyros virginiana) inmaduros son indigestos para los caballos y forman fitobezoares (masas duras de material vegetal) en su intestino que ocasionan cólicos e impactaciones. Además, poseen taninos tóxicos antes de madurar. Los caballos pueden comerlos sin madurar, en invierno, cuando el pasto escasea.

Cada vez hay más cultivos de frutas que hasta hace poco eran desconocidas en nuestras latitudes, por eso, debes de revisar los campos en donde introduces al caballo y evitar sorpresas indeseables.

Debes de eliminar el hueso en todas las frutas para evitar asfixia por atragantamiento, ya que tienen un tamaño lo suficientemente pequeño como para que un caballo lo trague entero, pero se atasque en la garganta.

¿Qué cantidad de fruta puede tomar un caballo?

Los caballos son golosos por naturaleza, son comedores continuos y siempre quieren una golosina más. Por su salud debes de limitar estos premios. Es muy fácil que un caballo tome demasiadas golosinas en un día, sobre todo si hay varios familiares o amigos cuidando del caballo.

Una buena idea es poner en un recipiente la cantidad de golosinas (fruta, snacks, etc.) que el caballo pueda tomar en el día y avisar de esta medida a todos los miembros que lo cuidan.

Las frutas y verduras son buenos snacks para los caballos si se dan de forma controlada. También hay que tener en cuenta que deben de trocearse en tamaños lo suficientemente pequeños para garantizar, si el caballo los traga sin masticar, que no produzcan atragantamiento.

Casi todas las frutas y verduras son recomendables como premios, excepto las tóxicas que hemos comentado, las verduras que producen gases (repollo, coles de Bruselas, cebollas, etc.) y las solanáceas (tomates, berenjenas, calabacín, pimientos, patatas, etc.)

¿Por qué debemos limitar la cantidad de fruta?

La cantidad de fruta que puede tomar un caballo debe ser baja, para poder mantener el equilibrio de la flora intestinal.

Esta flora se perturba fácilmente al aportar cualquier tipo de alimento que no está normalmente en la dieta, produciéndose la muerte de la flora ”buena” y generándose toxinas que perjudican la salud del caballo.

Con la frutas y verduras sucede los mismo. No es que la fruta sea mala, es que la han comido en exceso.

Los peligros de los pastos con frutales

Asociamos que la fruta es buena para los caballos, y es así, pero ya hemos dicho que en pequeñas cantidades.

¿Qué ocurre si llevamos el caballo a un prado nuevo con frutales? Es frecuente que los propietarios de campos de frutales permitan que, tras la cosecha, tu caballo “repase” la hierba y la fruta que queda caída en el suelo. Ellos encantados con la limpieza, y tú con el regalo. Esto, que en principio es una idea atrayente, puede ser el inicio de una mala o fatal experiencia.

En la finca pueden quedar kilogramos de fruta, y eso, ten por seguro, que alterará la flora del intestino de tu caballo, lo cual puede tener resultados muy negativos en su salud, como pueden ser diarreas, laminitis y cólicos.

¿Qué caballos no pueden tomar fruta?

La fruta es rica en azúcares, así que no debe suministrarse a caballos con síndrome metabólico equino, enfermedad de Cushing, o cualquier otra enfermedad relacionada con alteraciones en los niveles de carbohidratos.

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad