PIENSOS PAVO

Tipos de diarreas en potros por su origen

Bacterianas

Sobre todo producidas por clostridium y salmonela

Víricas

Las más frecuentes son las causadas por rotavirus que, aunque no son graves, son muy contagiosas en toda la explotación.

Parasitarias

Fácilmente evitables con una pauta de desparasitación apropiada de la madre, que habitualmente es cada tres meses, haciendo coincidir la última con la proximidad al parto. El potro se suele contaminar de la madre, de modo que cuanta menos carga parasitaria tenga esta, menos contaminará al potro.

El peligro en un potro con parásitos no solo está en la diarrea y la ralentización del crecimiento que generen, sino en que puede producir perforaciones intestinales.

No infecciosas

Por secuelas de asfixia perinatal

En potros que han sufrido asfixia perinatal se producen una serie de muertes de células, por falta de circulación sanguínea, en diferentes partes del organismo, entre ellas el intestino, que al no funcionar bien genera diarrea.

Por intolerancia a la lactosa

Algunos potros son intolerantes a la lactosa al no tener la enzima que la degrada y sufren diarrea.

Por ingestión de arena

Se pueden producir en potros que permanecen en paddocks arenosos o se les suministra la comida sobre superficies arenosas, o prados sobre-explotados en los cuales el animal arranca la hierba con raíces y tierra.

La arena tiene un efecto irritante en el intestino produciendo diarrea. En el caso de acúmulos más importantes puede producir cólico.

Por alteraciones de la microbiota

En el intestino existe un tipo de flora que es habitual y además saludable. Se llama microbiota y cualquier alteración de esta microbiota puede producir diarreas

Las causas más frecuentes de alteración de la flora intestinal son:

  • Transiciones alimenticias bruscas

La microbiota existente en el intestino está acostumbrada a un tipo de alimento. Cuando lo cambiamos puede haber muerte masiva de algún tipo de flora por quedarse sin su sustrato. O, al contrario, el alimento nuevo no dispone de una cantidad suficiente de su flora particular que ayude a digerirlo.

Los cambios paulatinos, en los que en los primeros días se suministra solo un poco del alimento nuevo, ayudan a que la nueva flora apropiada para ese alimento prolifere poco a poco.

  • Uso de antibióticos y otros medicamentos
  • Estrés por mal manejo

Diarrea del celo

Llamadas así por coincidir con el primer celo de la madre tras el parto. En un principio se atribuyeron a alteraciones hormonales, aunque ahora existen estudios que los relacionan con cambios naturales a nivel de la microbiota del intestino del potro al ingerir heces de la madre (coprofagia en potros).

Sucede en potros de 5 a 10 días. Suelen ser leves y el potro se encuentra bien, sin fiebre y a excepción de las heces más blandas de lo habitual, no parece tener nada. Solo hay que vigilarlos por si la situación se complica.

Diarrea alimentaria

Son frecuentes cuando se administra leche maternizada y no se respetan las indicaciones del fabricante en la concentración o el número de tomas. Cuando las tomas son escasas, se aumenta la cantidad en cada toma y el intestino no está preparado para admitir tal cantidad. También se producen al prepararlas inadecuadamente, por ejemplo, al utilizar temperaturas demasiado altas.

Otra causa es que el potro tome mucha leche de la yegua en una sola toma. Por citar un caso, cuando estuvieron separados mucho tiempo. Aquí además hay que sumarle el estrés de la separación.

Consecuencias de una diarrea

Son muy variables y dependen de la causa que las produce y del tiempo transcurrido desde el inicio. Van desde solo alteraciones en la consistencia de las heces, como ocurre en la diarrea del celo, hasta la muerte, en procesos más graves o en los que se tarda en tomar medidas. Por eso, es muy importante un diagnóstico y tratamiento precoz, sobre todo en potros de temprana edad en los que la deshidratación por si sola ya puede originar la muerte.

Cómo detectar precozmente una diarrea

Visitar al potro al menos dos veces al día, revisando la zona alrededor del ano para ver si está manchado. Las heces de consistencia normal no dejan rastros, pero a medida que se vuelven más blandas cada vez manchan más.

Revisar las camas para ver cambios de consistencia en las heces. Las diarreas comienzan con heces más blandas antes de instaurarse y convertirse en líquidas.

Tratamiento de las diarreas del potro

Debe de prescribirlo el veterinario. Según los resultados de la exploración del potro evaluará si solo necesita tratamiento de soporte, basado en evitar que se deshidrate y eliminar la causa, o si debido a la gravedad necesita además tratamiento intensivo con medicación específica.

Prevención de las diarreas en los potros

  • Mantén una higiene exhaustiva de la ganadería sobre todo en las zonas de partos
  • Realiza una pauta adecuada de vacunación y desparasitación de la madre y el potro
  • Ten cuidado con los paddocks o prados arenosos
  • Realiza cualquier cambio de alimentación de modo paulatino en 7 o 10 días
  • No apliques antibióticos u otro tipo de medicación ni a la madre ni al potro sin prescripción de un veterinario
  • Evita estrés por mal manejo como desplazamientos o separaciones de la madre
  • Desteta al potro de forma correcta
  • Administra leche maternizada de calidady en las dosis y frecuencias que indica el fabricante
  • Permite que el potro se alimente de la madre muy frecuentemente

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre salud equina con el hashtag #SaludconPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo