PIENSOS PAVO

El lunes por la tarde, que en Madrid era fiesta, estuve por la tarde con una personalidad de nuestro deporte, retirada desde hace mil años, que ya no va a los concursos hípicos, que no sigue por internet la actualidad de nuestra hípica, que no sabe quiénes son los actuales federativos, jueces, jefes de pista, organizaciones…

¿Se acuerdan ustedes del Abate Faria? El Abate Faria, desde una celda en el Castillo de If, y sin ver nada de Marsella, fue capaz de “explicarle” a Edmundo Dantés las personas que le habían creado la traición a la que fue sometido: Mondego, Villeford, Danglars y Caderousse.

Dejando al margen la magnífica novela de Alejandro Dumas, el Conde de Montecristo, sí me gustaría hablar de nuestro “Abate Faria Hípico”.

Les puedo prometer, y créanme que no les miento, que desde su actual celda de la retirada de nuestro deporte, me “explicó” de una manera mucho más lúcida de lo que se puedan imaginar, cómo era nuestro deporte, dónde estaban nuestras carencias, nuestras miserias, nuestros virreinatos, nuestras prebendas…

A veces, desde la oscuridad del retiro, pero desde el conocimiento,  se puede ver más que con toda la luz de la actualidad diaria

El Abate Faria Hípico; Gracias por iluminarme…

Carolo López-Quesada

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad