PIENSOS PAVO

 Michael Matz, nacido en febrero de 1951 en Pennsylvania, ha sido una de las personalidades más importantes de la hípica norteamericana y mundial. Tiene el record de títulos nacionales estadounidenses con 6 éxitos, además de estar en primera línea mundial durante al menos 20 años.

Su palmarés es absolutamente demoledor : 3 Juegos Olímpicos ( Montreal 76, Barcelona 92 y Atlanta 96, en donde consiguió una plata por equipos con el equipo de USA ), 3 Campeonatos del Mundo ( en donde consiguió ser Campeón del Mundo por equipos en el 86 y en el año 78 obtuvo una doble medalla de bronce : individual y equipos ), ganador de la Final de la Copa del Mundo de Birmingham 81 con Jet Run, 5 medallas de oro en Juegos Panamericanos  y 3 de bronce ( el mejor palmarés de un jinete en los Panamericanos a lo largo de la historia): simplemente uno de los grandes.

Sus grandes caballos fueron Jet Run,  Chef, Olisco, Rhum IV, Grande, Heisman, Bon Retour, The General, Judgement… aunque probablemente Jet Run haya sido el caballo de su vida.

Jet Run era un pura sangre, hijo de Jet Traffic, con el que Fernando Senderos corrió los Juegos Olímpicos de Montreal 76. Posteriormente pasó a las cuadras de Michael Matz.

El caballo ganó 3 oros en Panamericanos (2 individuales  y uno por equipos ), dos bronces en el Campeonato del Mundo  de 1978,  una Final de Copa del Mundo, e infinidad de Grandes Premios y Copas de Naciones.

El caballo,  “nacido para correr “, se crió en los establos de Winter Place Farm, en Maryland.  Comenzó a correr en pruebas Hunter y posteriormente en concurso hípico con Melanie Smith, hasta llegar a ganar a 6 años un importante Gran Premio en Nueva York. Se vendió para Fernando Senderos, jinete mejicano, con el que ganó el oro panamericano individual y la plata por equipos, para conseguir en la Olimpiada de Montreal una vigésima  primera posición individual.

El caballo vuelve a ser adquirido por un propietario norteamericano llamado Eugene Dixon, que lo puso a disposición de Michael Matz, con el que obtuvo, como ya hemos citado, una carrera meteórica.

Tras competir en el circuito de Florida en el 85, el caballo se fue a descansar a la finca de su propietario. Un merecido descanso, para un grandísimo caballo.

En la ceremonia de clausura de la Olimpiada de Atlanta 1996, Michael Matz, fue elegido para portar la bandera americana, y posteriormente se retiró, siendo el jinete norteamericano que hasta esa fecha , había ganado más dinero en concursos hípicos.

Un giro dio a su afición hípica, para convertirse en uno  de los grandes entrenadores de caballos de carreras. Siempre pasará en esta parcela a la historia, por haber sido capaz de entrenar a Bárbaro. Bárbaro ganó el Derby de Kentucky de 2006, para dos semanas más tarde fracturarse un pie en el Preakness Stakes, para tras arduos esfuerzos por recuperar su salud, fallecer en enero de 2007.

Michael Matz, además de ser un excelente jinete de concurso hípico e idéntico nivel en el mundo de las carreras, fue un héroe auténtico. El famoso vuelo United Flight 232, de Denver a Filadelfia, vía Chicago, tuvo un trágico accidente  aeronáutico.

Fallecieron 111 personas a bordo del vuelo, y Michael Matz, tras salvar a su mujer (entonces novia ), entró de nuevo en el avión para salvar a varios niños de corta edad. Cuando el avión seguía en llamas, volvió de nuevo a entrar para salvar a una niña de 11 meses. La  cadena ABC News, le nombró persona de la semana por su heroísmo en el vuelo 232.

Con su heroicidad, conquistó el corazón de los norteamericanos.

Carolo López-Quesada