PIENSOS PAVO

Paco Goyoaya, como en muchos grandes concursos del mundo, era un ídolo, y Ginebra no se puede abstraer a ello.

Paco ganó tres veces el Gran Premio del CSIO (Toscanella, Fahnenkönig y Kif Kif B) y una vez la Copa de Naciones (Kif Kif B), pero hoy quería referirme a su CSIO de Ginebra de  1.957.

Paco ganó el Gran Premio con Fahnenkönig, la Potencia con Toscanella, y tres pruebas grandes más con Fahnenkönig, además de estar segundo en la Copa de Naciones.

La Copa de Naciones fue ganada por Alemania, y España estuvo segunda a ¼ de punto, con un equipo formado por Paula Elizalde con Thora, Paco Goyoaga con Fahnenkönig, Carlos López-Quesada con Tapatío y José Álvarez de Bohorques con Tanhauser.

Por lo que me ha contado mi padre esta mañana, que le he llamado para preguntarle por ese concurso, me ha dicho lo siguiente: “Hizo el concurso perfecto, como muchas veces había hecho en su vida, por lo que para el resto de sus compañeros era un verdadero lujo poder correr con él en el equipo.

Cuando acabamos segundos en la Copa de Naciones por 1/4 de punto, Paco se cogió un disgusto fenomenal, ya que le tenía ganas a esa Copa de Naciones, que años más tarde pudo ganar.

En la prueba grande de parejas quedamos segundos él y yo, Paco con Thora y yo con Etoile E, y nos ganó Hans Günter Winkler y otro alemán que no recuerdo el nombre, y me echó una buena bronca por no galopar más con mi yegua.

Cuando salíamos de la entrega de trofeos me dijo__ Carlitos (siempre me llamaba así de jóvenes), te quiero en mi equipo en las Copas de Naciones y en los Grandes Premios, pero en las pruebas de parejas recuérdame que no corra nunca más contigo.

Salimos riéndonos de la pista, que en Suiza se les hacía un poco raro.

Era el mejor jinete que yo he visto en mi carrera deportiva, ya que hacía cosas que no podían hacer los demás”.

Carolo López-Quesada