PIENSOS PAVO

Hay días en los que escribes, y tienes desazones, por diferentes motivos, pero hay otros días, que es verdaderamente reconfortante.

El otro día ofrecía un artículo sobre una preciosa fotografía de Pedro Domínguez-Manjón, en una tremenda ría con una triple barra de tablones.

Hoy, su hijo, Juan Domínguez-Manjón, me ha remitido las siguientes letras, que me han hecho muchísima ilusión:
Querido Carolo, muchas gracias por tu cariñoso recuerdo de mi padre, amigo del tuyo.

En nombre de mis hermanos, mi familia y el mío propio, te mando un fuerte abrazo, deseando que os encontréis todos bien”.

Aunque mi padre me lo presentó alguna vez, una vez seguro en el concurso de Valencia, he escuchado tantas veces a mi padre hablar de su talento a caballo, y su caballerosidad absoluta como persona, que lo tengo interiorizado en mi interior como si le hubiese conocido de toda la vida.

Mi querido Juan, mis respetos para toda tu familia.

Carolo López-Quesada

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad