PIENSOS PAVO

Christian Ahlmann nunca ha sido de los jinetes que se ha “mordido la lengua”…

Tras haber estado dos años fuera del equipo alemán, volvió a vestir la chaqueta roja germana, tras haber rematado sus negociaciones con su Federación.

He leído unas declaraciones suyas, en las que ha hablado sobre sus anteriores desavenencias con su Federación, y entre todas las cosas que ha dicho, hay una que me ha interesado: “Desde un punto de vista contractual o legal, la federación ya no era un aliado sino casi un enemigo”.

La verdad es que suena “fuerte” lo que ha dicho, pero lo ha dicho con cara y ojos. Las negociaciones debieron ser difíciles…

Carolo López-Quesada