Hace ya bastantes años, escribía en la página de José Padeira __ al que le mando un gran abrazo __ www.masdecaballos.com

En esos tiempos hacía una serie de artículos desde el nombre de “La Taberna Hípica de Platón”, y voy a intentar volver a utilizar a veces ese formato.

Hoy les voy a contar una historia de caballos, y de Sócrates, el maestro de Platón.

En cierta ocasión, Sócrates vio que mucha gente se agrupaba para admirar un buen caballo, y preguntó si el caballo era rico, a lo que alguien, extrañado de la pregunta, le respondió que cómo podía tener propiedades un animal. Sócrates no respondió, simplemente pensó que tal vez se podía ser bueno, libre y pobre.

Carolo López-Quesada