PIENSOS PAVO

Todavía me acuerdo la primera vez que vi a Comme Il Faut; fue en Dublín CSIO, en las pruebas de caballos jóvenes.

Me fascinó su técnica, su alegría y su calidad innata, pero todavía me quedé más impresionado cuando vi que era un hijo de Ratina Z.

Desde entonces le he seguid una barbaridad, me imagino como todos ustedes, ya que a nadie puede dejar indiferente este caballo. Personalidad y carisma.

La fe mueve montañas, y Marcsu Ehning ha sabido darle a este caballo dosis bíblicas de fe, hasta que Comme Il Faut ha acabado creyéndose que tiene sus facultades redobladas.

Dicen que Fe es creer que ocurrirá, y Comme Il Faut se lo ha creído…

Carolo López-Quesada