PIENSOS PAVO

Cuando parece que es imposible, se puede empeorar….

En el Club de Campo Villa de Madrid se está celebrado esta semana un trofeo importante de golf, el Open de España.

Por lo que me han contado, para aparcar están desviando a los coches por la zona que va pegada a la tapia por donde transitan  los camiones de caballos para los concursos hípicos, y han habilitado la pista de las banquetas como aparcamiento del evento. Lo que me quedaba por ver.

En este Club ya no cabe una “acémila mental” más…

El nuevo Gerente del Club de Campo  (Juan Carlos Vera Pro) ha sido “político”, ya que ha sido diputado en el congreso.

Es muy conocida la anécdota de Juan Belmonte sobre la meteórica carrera de uno de sus banderilleros,  Joaquín Miranda, quien tras su etapa de rehiletero con el Pasmo de Triana, tras acabar la Guerra Civil se metió en política y, en escaso tiempo, llegó a ser nombrado gobernador civil de Huelva.

Por si alguno la desconoce, paso a relatársela. Cuentan que Belmonte acudió con un amigo a un festival benéfico que presidía su antiguo banderillero. Su amigo, extrañado ante el inusitado y rapidísimo ascenso político de Miranda, le preguntó:

__ Don Juan, ¿es verdad que este señor gobernador ha sido banderillero suyo?”.

Belmonte, con su habitual parquedad conceptual, le contestó con un lacónico “”, a lo que su interlocutor insistió:

__  Don Juan, ¿y cómo se puede llegar de banderillero a gobernador tan rápido?”.

Y el genio taurino nacido en la calle Feria, respondió:

­­__ ¿Pues cómo va a ser? Degenerando, degenerando”.

Carolo López-Quesada