PIENSOS PAVO

John Whitaker pelea como si fuese un juvenil. Me impresiona.

No tiene la mejor cuadra del mundo, la verdad es que dista mucho, y ante los reveses, compite, compite como si no hubiera un mañana. El instinto ganador no se apaga.

Corre el domingo pasado la Copa de Oro del Rey Jorge V, con Sharid, y se retira tras haberse parado en un doble. Ayer salta la prueba grande de Ommen*** con Unick du Frankfort, y le eliminan.

Ayer corre una prueba de 1,45 con Argento, y acaba en segundo lugar a velocidades de vértigo, sin olvidarnos que en el último concurso del caballo había sido eliminado.

La madera dura y noble de la que está hecho el jinete británico es mágica, tiene luz propia, sigue siendo diferente…

Madera de boj, como la obra de Camilo José Cela.

Carolo López-Quesada