PIENSOS PAVO

Uno de nuestros lectores__ al cual se lo agradezco una barbaridad __ Antonio Muñoz Solana, nos ha enviado unas interesantes reflexiones de Christian Ahlmann, que me parecen de interés máximo, y que quiero compartir con ustedes.

Mil gracias.

 

 No se olviden sobre la fuerza del caballo, que no se puede hacer nada sin ella. Sin embargo, los caballos de hoy y mañana necesitan un tipo diferente de fuerza de lo que se necesitaba hace veinte años. Ellos necesitan un despegue rápido y potente, y deben ser también excepcionalmente ligeros y flexibles. Como una bola de goma que rebote. Los caballos con una fuerza convencional, un poco

Pesados y enormes, ya no son necesarios para el deporte de alto nivel.

La decisión de la FEI para abrir los Juegos Olímpicos a más y más naciones es un buen ejemplo para darse cuenta de hacia dónde se dirige nuestro deporte.

Se amplia así a más jinetes posibilidad de montar a niveles más altos (incluso si no están todavía perfectamente preparados para este nivel) ¿Cómo podrán construir un recorrido de este nivel sin que los jinetes menos experimentados no tengan problemas en la pista? El tiempo concedido sin duda se reducirá, la técnica demandada será más elevada, y los obstáculos llegarán a ser más ligeros, y para ello necesitaremos, hoy, y sin duda aún más en 2.025, un caballo extremadamente respetuoso y atento, ligero, y con un pequeño galope suave, inteligente y valiente. Yo sé, estos requisitos son difíciles de conseguirse, pero si todos trabajamos juntos en la búsqueda de este tipo de resultado vamos a alcanzar este objetivo”.

Carolo López-Quesada