PIENSOS PAVO

Hoy hace ya algunos años que nos dejó Víctor Agüero, y desde CABALARIUM quería recordarle.

Jinete de dimensiones extraordinarias, con un talento brutal y un conocimiento del caballo único, además de haber sido un prodigioso entrenador, que aportó a la hípica asturiana su particular enfoque de la equitación.

La hípica española le debe mucho a Víctor, ya que por sus manos pasaron, en el aprendizaje, jinetes de primer nivel español.

Cuando vino a España tuve la fortuna de entablar una buena amistad con él, y disfruté muchísimo de sus capacidades hípicas.

Una personalidad para recordad en nuestra hípica.

Carolo López-Quesada

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad