Kevin Babington sufría el viernes pasado una  seria caída en el Hampton Classic (Long Island), cuando competía en la calificativa para el Gran Premio montando a Shorapour.

El jinete de Tipperary, que reside en Pennsylvania, fue trasladado por vía aérea a un Hospital de Nueva York, donde se le están practicando pruebas.

Sus familiares han declarado que su vida no parece correr peligro, aunque una posible lesión medular a la altura del cuello es lo que está en estos momentos ejerciendo de la terrible espada de Damocles. 

Esperemos que la suerte le acompañe.

Carolo López-Quesada