PIENSOS PAVO

Michel Vaillancourt ha sido el diseñador técnico del Gran Premio de Calgary*****, y construyó un bonito Gran Premio, con un par de cuestiones que no  me encantaron: muchas más vueltas a mano izquierda que a la derecha, y repetir el test del vertical-fondo al tranco en el  doble, y en el segundo y tercer elemento del triple.

Tenía partes muy bonitas, la verdad, pero lo mejor estaba por llegar: el desempate.

Siete conjuntos en el barrage final, donde estuvieron todos los que “tenían que estar”: Guerdat, Farrington, Madden, Weishaupt, Lamaze, Deslauries y Willis.

¿Qué podemos decir de Eric “El Vikingo”? Increíble pero cierto. Parece que ha tocado la lámpara maravillosa de Aladino, y todo le fluye, todo le sale, todo lo encuentra.

Lamaze ganaba el Gran Premio montando a Fine Lady 5, al igual que había hecho la semana pasada con Chacco-Kid. Dos Grandes Premios seguidos de cinco estrellas en Calgary, está al alcance de muy pocos jinetes del mundo. Me descubro definitivamente…

Mario Deslauriers era segundo con Ámsterdam 27, seguido por Steve Guerdat con Venard de Cerisy, Kent Farrington con Creedance y Philipp Weishaupt con Che Fantástica.

El desempate de Michael Vallancourt fue verdaderamente brillante, tanto es así, que entre Lamaze y Weishaupt, entre el primero y el quinto, aparecieron trece centésimas.

Eric “El Vikingo” sigue haciendo camino al andar, y además anda ganado…

Carolo López-Quesada