PIENSOS PAVO

El verde de la pista del Club de Campo de Madrid estaba feo y triste; es la sensación que me dio viéndolo desde la página de internet, ya que yo no fui al concurso.

Daba la sensación de ser un verde enfermo, un verde sin vida, un verde sin “verdor”.

Si se copara con el verde de esta semana en Roma CSIO, parece un verde desdibujado, un verde apagado, un verde hambriento. No me dio la sensación de estar feliz el VERDE.

En las biografías de Federico García Lorca se repite que en una ocasión el poeta se encontraba con un amigo en una fonda, contándole acerca de un poema que estaba escribiendo. “Hay una frase que me ronda”, dijo: “Verde que te quiero verde”. Cuando el amigo le preguntó qué significaba la frase, le dijo que no lo sabía. Ambos llamaron entonces al camarero. “Te voy a decir una frase”, dijo Lorca. “Verde que te quiero verde. ¿La entiendes?” El camarero respondió: “No, pero me gusta mucho”.

Carolo López-Quesada

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad