Yo “nací hípicamente hablando”, escuchando a los mayores decirme que mi padre __ Carlos López-Quesada __  había sido el primer jinete español que había conseguido hacer un recorrido sin faltas en unos Juegos Olímpicos.

No era rigurosamente cierto, ya que había hecho ¾ de punto por excederse del tiempo concedido. Fue en Estolcolmo 56, cuando con Tapatío, hacía una estupenda segunda vuelta.

A lo que voy, el primer recorrido sin faltas de un jinete español en unos Juegos Olímpicos, lo hizo Alberto Honrubia con Kaoua, el 7 de agosto de 1.984, en el Hipódromo de Santa Anita.

En la segunda manga de la prueba de equipos, “Berto” y el hijo de Elf III lograban ser los pioneros españoles.

Al César lo que es del César.

Carolo López-Quesada