PIENSOS PAVO

El Club Hípico Astur, el CHAS, lleva unos años en ascenso absoluto, pero por lo que me cuentan, este año ha ascendido unos peldaños más.

Es una alegría, ya que la hípica asturiana ha sido durante muchos años, un gran motor de la hípica española.

Me encanta ofrecer reflexiones como la de hoy. La vuelta.

Buenos bares, fiestas por las noches, pista bien cuidada, picadero cubierto remozado, “kiss & cry”, jinetes de nivel realmente importante, cantidad y calidad de caballos, pruebas en la pista y en el picadero cubierto antiguo, un “pulpeiro” cociendo pulpo para los asistentes…

Asturias en verano es un verdadero placer, y si encima el CHAS va hacia adelante, un placer máximo.

Enhorabuena.                   

Carolo López-Quesada

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad