PIENSOS PAVO

Cuidados del potro recién nacido

No hay nada más delicado (ni más fuerte a la vez) que un potro en sus primeros días de vida. En ellos parece que todo va bien o todo va mal, no hay término medio.

En el Blog de Pavo hablaremos de los cuidados del potro recién nacido (neonato) para que puedas sospechar si las cosas no van tan bien como debieran y así poder tomar las medidas oportunas.

Desinfectar el cordón umbilical

Lo haremos 3 veces al día durante 3 días. Lo prolongaremos más días si vemos que no acaba de cicatrizar y secar correctamente.

La solución para aplicar nunca será un desinfectante puro, ya que quemaríamos los tejidos. Hay que diluirlo de esta manera:

  • 2 partes de agua
  • 2 partes de suero (el de limpieza de heridas, no el de administración oral)
  • 1 parte del antiséptico (iodo o clorhexidina)

Comprobar si mama el calostro

Si todo va bien, en cuanto el potro se pone en pie, comienza su instinto de succión y ya se acerca a mamar.

Regla del 1, 2, 3:

1 ► a la hora, el potro debe estar en pie.

2 ► a las 2 horas, debe estar mamando.

3 ► a las 3 horas, la yegua debe haber expulsado la placenta o comenzará una retención placentaria con sus enormes consecuencias.

Si alguno de estos tres pasos no sucede, tenemos que llamar al veterinario para que realice las exploraciones oportunas e instaure el tratamiento adecuado.

Síntomas de alerta de problemas en el potro recién nacido

Con estas alertas podremos detectar a tiempo problemas en el potro y tomar las medidas oportunas.

Alertas relacionadas con la toma de calostro

  • El potro no mama el calostro o no lo hace en cantidad suficiente

Hemos hablado mucho sobre la importancia del calostro en esta publicación.

  • La yegua tiene poco calostro o lo ha perdido

Hay yeguas que horas antes o días antes del parto comienzan a tirar el calostro y el calostro no se regenera, es de producción única. De modo que, pensamos que el potro está tomando calostro, pero lo que toma es leche.

Cualquier problema con el calostro supone que el potro no tenga defensas y esté predispuesto a muchas enfermedades infecciosas que produzcan septicemia, problemas respiratorios, diarreas y otros problemas digestivos, etc.

Alertas sobre mala maduración del potro

Se consideran potros inmaduros a los prematuros (nacidos en gestaciones de menos de 320 días), pero también a aquellos que, nacidos en una gestación de duración normal, presentan síntomas de inmadurez (dismaduros).

A mayor grado de inmadurez, los síntomas son más evidentes:

Son potros pequeños, tienen el pelo muy fino, frente abombada, orejas caídas y blandas, los tendones no tienen fuerza y no se levantan, o si lo hacen, parece que no pueden estirar correctamente las extremidades. Se enfrían, respiran mal, etc.

Otras veces, los síntomas casi pasan desapercibidos, por eso es importante fijarse si:

  • Tarda más de 1 hora en levantarse.
  • Tarda más de 2 horas en mamar, o mama, pero la succión no es fuerte y constante o le cuesta encontrar el pezón.
  • Le cuesta seguir a la madre, es como si estuviese “ido”.

 

  • Presenta manchas de leche en los ollares.

Al principio, unas gotas pueden ser normales (primeras horas), ya que el potro se “atraganta” y algunas gotitas de leche salen por la nariz, en lugar de ir al estómago, pero muy pronto el reflejo de deglución se normaliza y la leche no debe aparecer en los ollares.

Si vemos gotas de leche en la nariz de forma persistente en las 24 primeras horas, debemos de llamar al veterinario.

 

Alertas por aplomos anómalos

Las alteraciones en los aplomos pueden clasificarse en dos grandes grupos basados en las desviaciones físicas producidas, no en su causa:

  • Deformaciones angulares (las vistas desde un plano frontal)
  • Deformaciones flexurales (observadas lateralmente al potro)

Alertas en digestivo y urinario

  • Debe de orinar antes de 8 horas
  • No debe de tener el ombligo mojado, ya que es un signo de perdida de orina constante debido a que el uraco no se cerró convenientemente.

Durante la gestación, el feto elimina la orina de su vejiga a través del uraco, que va por el cordón umbilical, hasta el alantoides, una bolsa donde se almacena. Cuando el cordón umbilical se rompe, tanto el uraco como la arteria y vena umbilicales se cierran. La circulación sanguínea comienza su circuito interno en el potro y la orina producida en los riñones se queda en la vejiga, donde se almacena hasta la primera micción.

  • Debe expulsar el meconio entre 4 y 36 horas.  El meconio es el grupo de primeras heces del potro, que cuando no se eliminan provocan que el potro haga continuos esfuerzos de defecación. Si no se trata, el proceso se complica gravemente.

Norma principal de cuidados en recién nacidos

En los potros neonatos hay una norma importantísima: no dejar nunca las cosas para mañana.

Debe de actuarse inmediatamente ante cualquier cosa que esté un poco fuera de lo normal.

Incluso enfermedades graves, si actuamos a tiempo, podemos solucionarlas, pero hasta las más leves se complican si lo dejamos pasar, y el resultado puede ser fatal en algo que pudo ser sencillo de solucionar actuando precozmente.

Si te ha gustado este artículo sobre los cuidados de los potros recién nacidos, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.
 

¿Te gusta el blog de Pavo?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad