Carly Simon ya cantó a Saratoga

Carly Simon ya cantó a Saratoga

Si ustedes tienen una cierta edad, se acordarán de la famosa canción de Carly Simon, “You’re so vain”, canción que la cantante “recetó” a Warren Beatty.

En ella, en una de las estrofas, habla del Hipódromo de Saratoga: “Well, I hear you went up to Saratoga, and your horse naturally won”.

Para el que quiera recordar esta joya de canción, se la ofrezco en vídeo. Sigue siendo especial…

Carolo López-Quesada

 

Saratoga, el “Cementerio de los Campeones”

Saratoga, el “Cementerio de los Campeones”

El Saratoga Race Course, en Saratoga Springs (Nueva York), está considerado como el gran hipódromo estadounidense más antiguo, aunque en realidad es el cuarto (son más antiguos Freehold Raceway, Fair Grounds Race Course y Pleasantos Fairgrounds Racetrack).

Saratoga data de 1.863, y desde entonces se la apodado el “Cementerio de los Campeones”, ya que en ese hipódromo perdieron grandes campeones, que se suponía que no tenían que perder en esas carreras.

Man O’War perdió su única carrera en Saratoga, el Sanford Memorial, a manos de Upset.

Gallant Fox, “triplecoronado”, después de su hazaña, perdió el Travers Stakes en Saratoga a manos de Jim Dandy.

Secretariat, tras ganar la triple corona, ganó el Arlington Invitational, y luego perdió en Saratoga el Whitney Stakes ante Onion.

American Pharoah, tras ganar la triple corona, ganó el Haskell Invitational, y luego en Saratoga perdió el Travers Stakes ante Keen Ice.

Este artículo surgió por lo siguiente: Midninght Bisou, la grandísima yegua que a principio de temporada era segunda en la Saudi Cup ante Maximum Security, el fin de semana pasado era segunda en el Personal Ensign Stakes (un Grupo I en Saratoga), y cedía en una preciosa recta ante Vexatious.

Cuando comenté la carrera con mi “gurú internacional del mundo del turf”, Francesco Carotti, me dijo: “Ya sabes, el Cementerio de los Campeones”…

Carolo López-Quesada

 

Uso correcto de los pastores eléctricos. Del BLOG de PAVO

Uso correcto de los pastores eléctricos. Del BLOG de PAVO

Uso correcto de los pastores eléctricos para caballos

Los vallados con hilo o cinta de pastor eléctrico son uno de los cierres más efectivos y baratos que podemos tener en la ganadería.

En el Blog de Pavo hablaremos de los cierres eléctricos para que conozcas sus posibilidades, pero también para prevenirte en sus usos inadecuados. 

Los caballos respetan los cierres eléctricos, a veces, incluso sin corriente, porque asocian la cinta a la descarga que sufrieron alguna vez.

No obstante, siempre hay alguno más inteligente que aprende a controlar si la cinta tiene corriente o no. Se acercan poco a poco, como si olieran la cinta, y ya saben si está activa. El resto de la historia ya depende de lo atractivo que sea lo que haya al otro lado.

Para aumentar la seguridad, no está de más añadir un vallado de madera o de otros materiales, como segunda barrera, en la que además se sustente el hilo conductor (ver vídeo). También es eficaz construir una segunda hilera de cinta de pastor, más hacia el exterior, por si la primera fallase.

Aunque parezca doloroso, la descarga, que dura muy poco (los reflejos hacen que nos alejemos inmediatamente), es más desagradable que potente. Los que las hemos vivido no queremos volver a sufrirlas, pero tampoco podemos clasificarlas como terribles.

El caballo aprende de modo inmediato, igual que nosotros. Su uso es mucho menos problemático que el alambre de púas, que tantas heridas e incluso muertes ha provocado, hasta el punto de que se ha prohibido su uso.

Colocación correcta de un vallado eléctrico

La colocación de los hilos o cintas conductoras debe de hacerse por el interior de los postes y así protegerlos de empujes del caballo que los puedan derribar. Lo mismo sucede con las estructuras horizontales si queremos usar el hilo para protegerlas.

Debemos de tener en cuenta la colocación de los bebederos y comederos. Deben de estar lo suficientemente alejados del hilo para no generar descargas cuando el caballo vaya a beber o comer.  Algunos caballos tienen tanto miedo a las descargas que no se acercan, aunque los bebederos estén bien aislados, por ejemplo, si existen los ruidos que genera la corriente en determinadas zonas. Por lo tanto, hay que vigilar que los caballos accedan sin problemas, incluso cuando sepamos que están bien aislados.

Es muy importante la altura a la que se colocan las cintas para evitar que los caballos las salten. Para un caballo medio una altura correcta es de 1,40 -1,50 m para la cinta superior. La cinta inferior sobre unos 80 cm.

Aunque con dos cintas suele ser suficiente, para potros, ponis o aumentar la seguridad deberíamos añadir una tercera cinta (repartiéndolas equidistantes).

Para sementales, además de 3 cintas y mayor altura de la superior que esos 150 cm, sería recomendable (casi imprescindible) un vallado de madera, PVC o similares.

La primera vez que introduzcamos un caballo en un cierre electrificado debemos de mostrarle todo su perímetro, sobre todo si es de hilo, porque puede que no lo vean. Si sueltas al caballo en un campo sin que conozca la distribución del hilo, puede ponerse a galopar y llevárselo por delante. Llevará la descarga igualmente, pero ya habrá destrozado la instalación. Las cintas son mejores, en el caso de no haber otro tipo de postes de refuerzo que puedan ser vistos, al crear una barrera visual.

Hay que cumplir la normativa y poner carteles de aviso de cercado eléctrico si está cerca de caminos accesibles a gente.

Usos inadecuados del pastor eléctrico

Debido a que los caballos no se acercan al pastor a veces se usa, y con mal criterio, para evitar que los caballos que tienen vicios de cuadra como tragar aire agarrándose a alguna superficie, no lo hagan, y por tanto no destrocen el cercado. Aunque el caballo ya no destruye la instalación, sigue teniendo el problema que le origina tal comportamiento.

También se usa, y mal, para que caballos con picores intensos, como es el caso de alergias a mosquitos, dejen de rascarse. El caballo, aunque ya no se rasca, sigue teniendo picores. Las enfermedades que producen prurito (picor) son todas tratables. Lo responsable sería llamar al veterinario para que trate al caballo y deje de sufrir esos tremendos picores.

Usar el pastor eléctrico para evitar estos problemas no es humanitario y contradice las normas de bienestar animal.

 

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre caballos con el hashtag #BlogdePavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

***

 

 

El primer título nacional de Luis Álvarez Cervera: 1.967

El primer título nacional de Luis Álvarez Cervera: 1.967

En 1.967, Luis Álvarez Cervera se proclamó por primera vez Campeón de España Absoluto montando al pura sangre Bampur. El primero de sus siete títulos.

Pues bien, les voy a contar la Final con cambio de caballos de ese año.

A la final entraron Luis con Bampur, José Álvarez de Bohorques con Quizás, Luis Jaime Carvajal Duque de Aveyro con Vilaya y Enrique Martínez de Vallejo con Conny.

Luis fue el triunfador con dos recorridos sin faltas con Bampur y Vilaya, un derribo con Quizás y 12 puntos con Conny.

Enrique Martínez de Vallejo era medalla de plata, sumando un recorrido sin faltas con Quizás, 4 puntos con Vilaya, 12 puntos con Bampur y 15 puntos con su Conny.

Luis Jaime era tercero con un recorrido sin penalidades con Vilaya, 4 puntos con Quizás, 16 puntos con Bampur y 25’25 puntos con Conny.

José Álvarez de Bohorques era cuarto: 5 puntos con Quizás, 12 puntos con Vilaya, 15 puntos con Bampur y se retiraba con Conny.

Luis era el vencedor con 16 puntos, Enrique era segundo con 31 puntos, y Luis Jaime tercero con 45,25 puntos.

El mejor caballo de la final era Quizás con 13 puntos, mientras que Vilaya hacía 16 puntos, Bampur 43 puntos, y Conny era el “coco” de la final…

Bampur, pura sangre, fue criado por el Duque de Alburquerque, Quizás era de la ganadería de Pérez Tabernero y Vilaya era de la yeguada del Marqués de Albayda.

Tres caballos nacionales en los tres primeros lugares.

¡Qué pena que se haya perdido el cambio de caballos!…

Carolo López-Quesada