PIENSOS PAVO

Los caballos son de los propietarios, y en muchísimos casos se asocian simplemente con sus jinetes; sin embargo, hay caballos que traspasan esas barreras arquitectónicas de las propiedades, y pasan a un elevado peldaño  superior.

Es como si esa hipotética propiedad se socializase, y pasase a ser propiedad del pueblo y de los aficionados.

Man O’War, Seabiscuit, Citation o Secretariat, pasaron en sus diferentes épocas a ser propiedad de la calle, del barrio, de la multitud, simplemente de las personas que tenían el ADN del turf entre sus genes.

En el mundo del salto, ¿no les parece que Hickstead, Milton, The Sixth Sense, Big Star, Ratina Z…que eran del pueblo?

Un multi-sindicato del pueblo.

Carolo López-Quesada