PIENSOS PAVO

Mi padre me lo contó una vez, pero no tenía el documento gráfico que hoy les puedo ofrecer.

Durante el desfile de presentación de los equipos en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 56, Bill Steinkraus se caía de Night Owl, ya que el caballo se asustaba del estruendo del público. Aquí tienen la instantánea.

Bill Steinkraus acababa en el decimoquinto lugar individual, un puesto por detrás de mi padre, aunque por equipos acababa en quinto lugar, un puesto por delante de España.

Un gigante de la equitación “yankee”. Un virtuoso.

Carolo López-Quesada