Martin Fuchs y Paris Sellon compran la yegua de Eden Leprevost

Martin Fuchs y Paris Sellon compran la yegua de Eden Leprevost

La hija de Pénélope Leprevost, Eden Leprevost, corría el domingo pasado el Gran Premio de St.Tropez**, con Vendetta de Cossigny.

Esta yegua francesa de 11 años de edad, hacía 0 y 4 en el Gran Premio de la costa francesa, y ahora ha sido vendida.

Martin Fuchs y su novia, Paris Sellon, con su empresa Twin Flame Horses, han sido los compradores de la yegua, que irá de camino hacia Estados Unidos.

Carolo López-Quesada

 

Ya está subida para ustedes la TERTULIA ECUESTRE con Margie Goldstein-Engle

Ya está subida para ustedes la TERTULIA ECUESTRE con Margie Goldstein-Engle

Ya tenemos subida para todos ustedes la TERTULIA ESCUESTRE-39, y esta vez hemos estado con Margie Goldstein-Engle.

No tenía el placer de conocerla, pero me ha parecido __ además de muy simpática __ una verdadera personalidad.

Una amazona que ha sido en Estados Unidos 10 veces “Rider of the Year”, ha dado muchos saltos, y buenos…

Espero que la disfruten.

Carolo López-Quesada

Hay caballos extraordinarios que están siendo penalizados

Hay caballos extraordinarios que están siendo penalizados

Hay algunos caballos en la actualidad, extraordinarios muchos de ellos, que la competición en algún tipo de pistas les penaliza.

Caballos que no son extremadamente rápidos en sus evoluciones y que están mucho tiempo en el aire, hay pistas en la que es prácticamente imposible que entren en el tiempo en un Gran Premio.

En el pasado Gran Premio de St.Tropez*****, el tiempo estuvo apretado, y quiero recordar que penalizaron 17 caballos.

Como muestra un botón: Chianti’s Champion, el ejemplar caballo que fue llevado al alto nivel por Frank Schuttert, y que posteriormente corriera con Peter Moloney, ahora está corriendo con Christian Kukuk (el jinete de Ludger Beerbaum).

Quiero recordar que derribó el último fondo de la prueba, pero era obvio que no podía entrar en el tiempo.

Hay caballos, excepcionales, que hoy en día están siendo penalizados…

Carolo López-Quesada

Una historia entre Valentín Bulnes y Paco Goyoaga

Una historia entre Valentín Bulnes y Paco Goyoaga

Ayer pasé toda la tarde con mis padres en su casa, y me siguió contando “historietas” antiguas divertidas.

Me contaba ayer que en su opinión, el mejor jefe de equipo que había tenido, había sido Valentín Bulnes, uno de los grandes militares españoles, también enfermo del mundo del mundo del turf.

“Valentín pensaba como jinete, nos entendía a la perfección, pero era difícil no hacerle caso, porque sus argumentos eran siempre respetuosos y llenos de sentido común. Cuando tenía que estar con nosotros siempre lo estaba, pero si en algún momento hacíamos alguna tontería, no nos dejaba pasar una.

Un año en el CSIO de Niza, en la cena anterior a la Copa de Naciones, Paco Goyoaga le dijo lo siguiente:

__ Valentín creo que no voy a sacar al Fahnenkönig a la Copa de Naciones, ya que no noto al caballo en plenitud, y prefiero reservarlo para el Gran Premio. El resto de mis caballos están a tu disposición para la Copa de Naciones.

__ Paco, no te preocupes, si tú dices que el caballo no está bien, te creo, pero entonces prefiero que tampoco corra el  Gran Premio. Déjalo descansar.

A la mañana siguiente, en el desayuno, Valentín no había bajado todavía, y Paco nos dijo que había estado reflexionando, y que no podía dejar al equipo sin el Fahnenkönig, pero que por favor le ayudásemos para convencer a Valentín de que le dejase correr con el caballo la Copa de Naciones y el Gran Premio.

Cuando bajó Valentín a desayunar, empezamos a plantearle el asunto, y antes de que siguiéramos nos cortó, y dijo:

-Fahnenkönig sale cuarto hoy en la Copa de Naciones. Paco quiero que hagas dos sin faltas hoy y que ganes el Gran Premio.

Así fue; Paco y Fahnenkönig hicieron dos recorridos sin faltas en la prueba de equipos __ y estuvimos segundos detrás de Italia __ y gano el Gran Premio del CSIO con el caballo.

En la cena de después del Gran Premio, Valentín le dijo:

__ Paco ya sabes quién va a pagar hoy la cena, ¿verdad?

Paco se rió, y le dijo __ Valentín tranquilo, no sólo la pago por haber ganado el Gran Premio, sino por todo lo demás.

Paco nos invitó a una cena magnífica, ya que siempre era extremadamente generoso. Lo era cuando tenía dinero, y todavía lo era más cuando tenía menos dinero”.

Carolo López-Quesada