PIENSOS PAVO

Que el CSIO de Aachen, ha sido y es, la Meca de la equitación internacional mundial, no lo discute nadie. No sé si dentro de algunos años  seguirá siendo así, pero al día de hoy, todavía mantiene el personal sello de lo más importante del mundo.

En 1953, Francisco Goyoaga había hecho su debut en el CSIO de Aachen, ganando la prueba de los dos caballos (Vergel y Quorum ), estando cuarto en el Gran Premio  con Quorum y sobre todo, ganando la Copa de Naciones de Aachen. Era la primera vez en la historia que el equipo español lograba protagonizar esa gesta. No sería la última.

Su presentación en Aachen, como el primer Campeón del Mundo, evidentemente dejó un aroma a ” lo que puede estar por llegar “.

En el CSIO de 1954, Paco Goyoaga acudió a Aachen con los caballos Bayamo, Vergel, Epinard  y Baden. Con ellos, realizó uno de los concursos más recordados de cuantos se recuerdan en Aachen.

En el Premio Conmemoración a Lanmdrat Putz, tiene su primera clasificación; un quinto con Epinard.

En el Prix du Chateau Rahe, gana la prueba con el caballo nacional Vergel, justo delante de Raimondo D’Inzeo con Merano, estando quinto en la misma prueba con Baden. Parecía imposible que el ratón fuese capaz de comerse al león.

En la tradicional prueba de dos caballos, Goyoaga estuvo tercero con Bayamo- Baden, por detrás de Hans Gunter Winkler y de Raimondo D’Inzeo.

En el Prix de St. Hubert, ganaba la prueba con Bayamo, para al día siguiente  repetir victoria con la misma yegua  en el Prix du Rhin.

El segundo Gran Premio de Aachen, era el Gran Premio de Nordrhein-Westfallen; en él, Baden y Goyoaga explicaron en Alemania   a qué habían venido de viaje, ganando el Gran Premio,

En el Gran Premio del CSIO de Aachen, Bayamo y Goyoaga estuvieron terceros. Hans Gunter Winkler con Orient y Raimondo D’Inzeo con Merano, le pudieron dominar. Se venía mascando la victoria en este Gran Premio por parte de Goyoaga, hecho que tuvo que esperar hasta 1956.

El Premio Conmemorativo de Axel Holst, Baden y Francisco Goyoaga estuvieron segundos, para al día siguiente ofrecer un tercer puesto con la misma yegua, en el Trofeo de los Fabricantes de Aachen.

La Copa de Naciones, volvió a ser ganada por los jinetes españoles, por segundo año consecutivo. El equipo español formado por Francisco Goyoaga con Baden, Carlos Figueroa con Gracieux, Manolo Ordovás con Bohemio y Jaime García Cruz con  Quoniam , dejaron al potente equipo germano en la segunda posición, empatados con el equipo italiano. Un éxito sin precedentes, mezcla de la emergente equitación civil española, con la exitosa vieja guardia militar. Una mezcla que cuajó en triunfo.

Cuando salió Francisco Goyoaga con Baden a la pista, solo le valía un recorrido sin faltas para poder ganar para España la Copa de Naciones. Salió de cuarto jinete y consiguió dejar su casillero en cero, logrando el éxito total.

Francisco Goyoaga, comenzó a ser una auténtica leyenda en el CSIO de Aachen: su concurso. Ganar cinco pruebas en Aachen, incluidas la Copa de Naciones y el segundo Gran Premio de Aachen, además de varias clasificaciones más, es un lujo al alcance de muy pocos jinetes a lo largo de la historia.

De Aachen, Goyoaga se trajo a España el “prestigio “  y el “ dinero “. Tanto es así que al poco tiempo se compraría al caballo Fahnenkönig (Rey de Banderas ), que de la época  ( con 6 años )  costó una auténtica fortuna. Evidentemente, lo rentabilizó.

En total Paco Goyoaga liquidó 4.366 marcos alemanes;  o lo que es lo mismo, una fortuna.

Decir Paco Goyoaga en Aachen, era decir triunfo, era decir  velocidad, era decir desempates, era decir … Goyoaga.

Hasta los alemanes aprendieron bien a pronunciar  su nombre.

Carolo López-Quesada.