Curiosas medidas del triple

Curiosas medidas del triple

El primer Campeonato de Europa se celebró en Rotterdam  1.957, y la fórmula utilizada para lograr el triunfo fue la del “cambio de caballos”.

A la final accedieron Hans Günter Winkler con Sonnenglanz, Lorenzo de Medici con Sea Leopard, Salvatore Oppes con Pagoro y el Capitán de  Fombelle con Buchepale.

Hans Günter Winkler fue el triunfador con 8 puntos, derribando con Sonnenglanz y Bucephale.

La medalla de plata fue para Fombelle con 11 puntos, mientras que el bronce era para Salvatore Oppes con 24 puntos.

Dos curiosidades:

-Sea Leopard fue posteriormente a las cuadras de Francisco Goyoaga.

-El triple era fondo-vertical-fondo, a dos trancos y  a uno, y las distancias fueron 11 metros y 7,20 metros.

Carolo Lopez-Quesada

El CSIO de París 1.957 en el Grand Palais

El CSIO de París 1.957 en el Grand Palais

En 1.957 se celebró el CSIO de París, en cerrado, en el Grand Palais, y allí estuvieron los jinetes españoles con nuestro gran abanderado a la cabeza: Francisco Goyoaga.

Su concurso fue absolutamente espectacular…

Paco ganó con Fahnenkönig dos pruebas grandes, además de estar segundo en el Gran Premio (batido por Raimondo D’Inzeo con Merano), estuvo cuarto en la Potencia y cuarto en la Copa de Naciones.

Con Toscanella ganó las seis barras, tuvo dos segundos puestos y tres terceros lugares.

Para completar un gran concurso español, Carlos Figueroa estuvo tercero en el Gran Premio del CSIO con Gracieux.

Grand Palais en versión CSIO.

Carolo López-Quesada

Una secuencia absolutamente irrepetible

Una secuencia absolutamente irrepetible

Hans Günter Winkler completó una secuencia absolutamente única, que tengo la sensación que no se ha producido otra vez en la historia.

En 1.954 ganaba el Campeonato del Mundo en Madrid montando a Halla, en 1.955 triunfaba en Aachen en su segundo título mundial con Orient y Halla, en 1.956 ganaba el oro olímpico individual montando a Halla en Estocolmo, y en 1.957 ganaba el primer Campeonato de Europa en Rotterdam montando a Sonneglanz.

Una secuencia irrepetible.

Carolo López-Quesada

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad