El Belmont Stakes bajará este año a 1.800 metros

El Belmont Stakes bajará este año a 1.800 metros

Ya saben ustedes que la Triple Corona en USA está compuesta por el Derby de Kentucky (2.000 metros), el Preakness Stakes (1.900 metros) y el Belmont Stakes (2.400 metros).

Este año se van a correr en posiciones diferentes, ya que el Belmont Stakes será el 20 de junio en Belmont Park, aunque la distancia bajará de 2.400 metros a 1.800 metros.

El 5 de septiembre se correrá en Churchill Downs el Derby de Kentucky, sobre sus tradicionales 2.000 metros, mientras que el Preakness Stakes se correrá en el Pimlico Race Course el 3 de octubre.

El orden de los factores sí altera el producto, aunque el coronavirus ha mandado, aunque afortunadamente podremos ver estas tres grandes carreras.

Carolo López-Quesada

Nota del Jockey Club Español

Nota del Jockey Club Español

NOTA INFORMATIVA SOBRE LICENCIAS EXTRANJERAS

El Jockey Club Español, de acuerdo con la decisión tomada en Junta Directiva de
mantener reciprocidad con autoridades hípicas extranjeras, y en línea con las decisiones
tomadas por éstas, anuncia que, hasta el 15 de junio como mínimo, los caballos no
entrenados regularmente en España antes del comienzo de la declaración del estado de
alarma en nuestro país NO podrán participar en ninguna carrera regulada por este JCE.
Asimismo, tanto los jinetes como los entrenadores con licencia extranjera tampoco
podrán participar en dichas carreras.

Madrid, 18 de mayo de 2.020

Nueva 8 años para Rodrigo Pessoa

Nueva 8 años para Rodrigo Pessoa

Rodrigo Pessoa dispone de una nueva yegua para montar, que ha sido adquirida por Artemis Farms (Meredith Michaels y Markus Beerbaum): Killer Queen.

Esta yegua tiene 8 años de edad, y es una hija de Diablo Blanco con una madre por Toulon, con muy poca experiencia internacional, aunque parece que tiene un gran talento.

Mucha suerte Rodrigo.

Carolo López-Quesada

Un precioso obstáculo olímpico de 1.976

Un precioso obstáculo olímpico de 1.976

Yo ya comprendo que el deporte ha cambiado, los obstáculos, los colores, la delicadeza, los suelos, los efectos ópticos…

Sin embargo, a veces veo instantáneas antiguas, y hay saltos que me siguen fascinando.

Hoy les ofrezco una preciosa fotografía de Debbie Johnsey con Moxy, en los Juegos Olímpicos de Montreal 76, donde finalizaron en una fantástica cuarta posición individual.

Precioso obstáculo y fabuloso momento.

Carolo López-Quesada

¡ Jodido fin de semana de ponis ! Por Harvey Smith

¡ Jodido fin de semana de ponis ! Por Harvey Smith

 Bedside Jumping”, de Harvey Smith (editorial  Willow Books, William Collins &Co Ltd) es un libro divertidísimo,  hoy vamos a ver lo que decía Harvey en un capítulo:

Mis dos hijos llevaban unos meses, diciéndome que querían ganar la prueba de parejas de ponis de Southport. Steven y Robert, se andaban entrenando por casa con los ponis todos los días. Trotaban juntos, galopaban juntos, saltaban juntos, bajaban banquetas juntos, saltaban ríos juntos, ditches, fosos…

Era una prueba un poco especial, muy divertida para ellos. Tenían que hacer un recorrido con saltos naturales, pero saltando ambos a la vez. Tenía su gracia, la verdad.

Cuando llegamos al concurso, les dije que saliesen a la pista a ganar, puesto que creía en ellos. Los ponis estaban en buena forma, tenían experiencia para la prueba, y podían conseguir ganarla.

Pasaron el cronómetro a cien millas por hora, estaban volando antes de llegar al salto número uno.

Uno, dos, tres, cuatro…

En el salto número 5, venían de una vuelta en ángulo recto y ambos ponis llegaron mal. Uno de los ponis, del disgusto de haber llegado mal, dio una patada en el aire, que hizo que los ponis entrelazasen sus pies y se dieron un bofetón de escándalo. Me asusté la verdad, ya que fue muy espectacular.

Corrí las 100 yardas que me separaban hacia ellos, a más velocidad de la que pudiese haber cogido el mismísimo Alan Welles. Al llegar comencé a escuchar llantos y gritos,  por lo que pensé que me iba a encontrar alguna pierna rota de mis hijos.

Desenlacé  a los ponis que estaban enredados en el suelo, y justo de bajo de ellos, me encontré a mis dos hijos….peleándose.

_ Nunca más volveré con vosotros a un concurso, les dije chillando. Se acabó.

Seguían dándose fustazos desde el suelo.

Les separé como pude y puse al más joven en su poni, Steven.

Le dije a Steven, que se diese dos o tres saltos más, a lo que me contestó que no quería saltar. Le pegué dos voces, y le dije que saliese de la pista inmediatamente.

Cuando salíamos de la pista, le pegué una palmada cariñosa  al poni de Robert en la grupa, y le dije, _ lo siento, son esas cosas que pasan, una vez entre un millón__.

Cuando salí fuera me encontré a Steven pegándole tirones de la boca al poni, con un enfado monumental. Era como yo, tenía un temperamento endiablado.

Un niño al salir le dijo __ ¿Parece que te has caído, no?__

Cuando me di cuenta Steven saltó del poni y se lió a tortas con el chico que le había hecho una broma a destiempo.

En un instante estaban por el suelo revolcándose. Golpes y sangre por todas partes.

Ahora además de mis hijos y su problemas, tenía a otro crío conmigo, con la nariz sangrando. Tenía que cuidar de uno más.

 ¡Jodido fin de semana de ponis!

 

Carolo López-Quesada.