“Quince obstáculos y sin penalidad”: con Julio Álvarez Moya

“Quince obstáculos y sin penalidad”: con Julio Álvarez Moya

Has estado en multitud de concursos de primer nivel  con tu hermano Sergio. ¿Dónde recuerdas haberte puesto más nervioso y haber disfrutado más a la postre?

La segunda manga del europeo de Aachen 2.015 fue un momento inolvidable. Llevábamos años persiguiendo el sueño olímpico y Sergio fue  el último en salir. La presión fue enorme, sólo nos valía el cero y cuando lo conseguimos fue algo inolvidable.

Si fueses el organizador de un CSI***** en abierto, ¿a qué jefe de pista elegirías?, ¿y si fuera en cerrado?

Me gustan los concursos con identidad, donde hacer un cero sea complicado. En mi opinión el sitio más difícil para lograrlo en abierto es Calgary, Palacios lo pone muy duro, grande, técnico y tiempos muy ajustados. Poner difícil en cerrado es más complejo por las dimensiones de las pistas y la velocidad a la que llegan los saltos. Hay que ser muy sutil para lograrlo. Varela sería mi apuesta.

¿Qué caballo hubieras deseado tener en tu cuadra?

¡¡Winningmood!!

Siempre me gustaron los enteros y ese caballo era especial. Lo quisimos comprar cuando tenía 7 años. Coincidimos mucho con él, era poderoso, ágil, limpio, tenía la mente fría y era sufridor, muy duro… creo que era perfecto para Sergio.

¿Cuál es la mayor cualidad hípica de tu hermano Sergio?

¡El galope!

Sergio es un piloto muy completo y capaz de todo en pista. Su determinación por la victoria es enorme y quizá por eso genere un galope tan potente.

Tu faceta de entrenador es muy importante, ¿con qué prueba has disfrutado más de alguno de los jinetes a los que has ayudado?

Para mí, lo más importante es ayudar a que cada uno cumpla sus objetivos. Unos quieren ganar gran premio, otros correr con el equipo nacional, otros vender y ganar dinero, cada uno es diferente. Conseguir eso tiene su proceso y lleva tiempo.

Recuerdo el debut con el equipo nacional de Carlos López Fanjul en Lisboa y Dublín,  fue especial porque trabajábamos juntos y somos muy amigos.

Armando Trapote también debutó con el equipo en Gijón y Odense, ganó  GP internacional y conseguimos hacer ventas importantes.

Teresa Blázquez llevaba años fuera de la competición y cuando empezamos a trabajar recuperó esa confianza que se necesita para triunfar. Gano el GP de Coruña con Carola que luego vendió a EEUU.

El debut de mi hija con el equipo children también fue especial para la familia.

Unas veces aportas más y otras menos, lo importante es ser capaz de conseguir el éxito.

Sin duda las mayores alegrías las he conseguido con mi hermano. Nos formamos juntos, luchamos  mucho por todo lo que hemos conseguido y pasamos momentos únicos. Creo que lo mejor está por llegar.

¿Con qué caballo te sientes más orgulloso del trabajo que has hecho?

El caballo más complejo que tuvimos fue Action-Breaker, dio mucha guerra en todos los sentidos. Al final conseguimos cosas importantes.

Arrayan llego a la cuadra haciendo pruebas de 140-45 y estaba salvaje.

Con Armando llego a ser el mejor binomio español en GP 5* La Coruña, luego se lo vendimos a Sergio y fue un caballo muy importante.

¿Con qué caballo consideras que no acertaste con el trabajo? (si es que consideras que con alguno no acertaste del todo).

Mejorar un caballo requiere un proceso de prueba y error, no hay que tener miedo a equivocarse. He cometido muchos errores y espero que me queden muchos más.

El último fue hace poco con Daino LP, un caballo que vendí a Sonia Hungerbühler, me equivoqué y salió mal.

¿Qué hacía especial a Action Breaker?

Fue nuestra primera apuesta económica seria, tenía calidad y técnica excepcionales.

¿De dónde salió Zipper?

El caballo lo compro Jesus Kocina  en Holanda con Mario Suárez cuando tenía 4 años, era del padre de Harrie Smolders.

Cuando me instalé en Porceyo empecé a ayudar a Álvaro Díaz que trabajaba para Jesús y compre la mitad del caballo.

Era un caballo con un carácter muy difícil y muchísimo potencial.

Luego se lo envié a Fanfa unos meses y  se lo vendí a Sergio en la ruta del sol.

¿Dónde tiene que incidir la RFHE para que nuestro equipo pueda tener mayor relevancia hípica de la que tenemos?

 En mi opinión, el futuro del equipo nacional a medio y largo plazo, pasa por estar en la “segunda liga”. Desde ahí incorporar la mayor cantidad de jinetes posibles, realizar un seguimiento técnico-táctico de éstos y desarrollar  una política de captación de propietarios.

Para que los jinetes que tenemos se formen y adquieran el nivel necesario tienen que competir fuera y ser parte activa del equipo. Eso genera mucha ilusión, hace que sea más atractivo para propietarios y que se abran nuevas puertas para el futuro.

Personalmente llevo involucrado con el equipo nacional desde el 2.006. He aportado caballos propios y he entrenado o vendido caballos que participaron con otros jinetes y propietarios, en total 10, y en todo este tiempo no he visto ni una sola política de captación o mantenimiento de propietarios.

La última experiencia en el Campeonato de Europa de Rotterdam, donde participamos con Jet Run, fue bastante negativa a nivel federativo. El trato con los propietarios fue casi inexistente y la planificación no fue la más apropiada.

Creo que la incorporación de Ricardo Jurado ha sido positiva, pero los cambios tienen que ser más profundos. Necesitamos gente que sepa liderar un cambio deportivo y federativo adecuado a estos tiempos, que modernice la gestión y utilice los recursos de otra manera.

Creo firmemente en la crítica constructiva, en lo personal y colectivo. No debemos olvidar que este país tiene talento y potencial para hacerlo mejor. Tenemos varios de los mejores concursos del mundo y tours más importantes. Si todos sumamos de manera constructiva  podremos conseguir que nuestra hípica sea mejor.

¿Prefieres preparar para el cerrado o para el abierto?

Son muy diferentes y me gustan por igual. Quizás en España estamos más acostumbrados  a la competición exterior y los grandes campeonatos son siempre ahí.

Cuando ganó Nick Skelton la medalla de oro olímpica en Río de Janeiro, ¿qué es lo primero que sentiste?

Fue un momento hermoso, creo que el deporte le devolvió lo que merecía en Londres. La recompensa perfecta a una carrera deportiva única.

¿Es verdad esa tradición que todas las navidades tu hermano y tú hacéis un negocio de un caballo en la cena de Nochebuena?

Sí, casi todas las cenas de navidad hacemos algún negocio. El último fue con la mitad de “Tirano” un entero  Chacco-Blue x Action-Breaker, creo que puede ser especial.

Del mismo estilo fue el que  hicimos en Fuerteventura de vacaciones:

-Julio! había que buscar un caballo potente para usar.

-Creo que conozco uno.

-Cuál?

-Arrayan.

Al día siguiente ya estaba hecho ¡Lo compramos sin probar!

¿Qué opinión tienes con respecto al Campeonato de Europa del año que viene? (si es que se hace) ¿Tenemos mimbres para ese momento?

 

Creo que el equipo nacional está en horas bajas. Durante los últimos años fuimos perdiendo  a los grandes propietarios del país y a día de hoy sólo tenemos dos jinetes con nivel e infraestructura para rendir en ese nivel (Sergio y Edu). La diferencia con los demás binomios que tenemos es enorme. La necesidad de caballos importantes es determinante y sólo los grandes propietarios pueden hacer eso posible.

La crisis del 2.008 hizo mucho daño y la que viene ahora parece que hará más. Esto junto al estatismo de la federación nacional hace, en mi opinión, que el futuro sea complejo.

Cuando Sergio entró en la segunda manga de la Final de Río de Janeiro con Carlo 273, ¿te tembló el suelo por el momento que estabais viviendo?

¡Disfruté mucho del momento, sin duda!

El caballo no calentó con solvencia para esa última ronda. Estaba bastante cansado y planteamos calentar  con mínimo desgaste físico.

La prueba estaba más grande que técnica y eso nos venía mal. No fue el mejor resultado pero disfrutamos mucho.

Un millón de gracias Julio por estar en nuestra nueva sección.

Carolo López-Quesada

 

En EEUU 140 yeguas por año

En EEUU 140 yeguas por año

Los sementales pura sangres  van a ser limitados a cubrir 140 yeguas por año. Así lo ha definido el Jockey Club Americano, tras haber estado algún tiempo cavilando sobre el asunto.

“Los  sementales nacidos a partir de 2.020 no podrán cubrir más de 140 yeguas por año”.

La idea tiene detractores y admiradores, como en casi todos los órdenes de la vida.

Carolo López-Quesada

 

Aguas revueltas en la Global Champions Tour

Aguas revueltas en la Global Champions Tour

Por lo que me cuentan en la Global Champions Tour las aguas bajan revueltas.

Como todos ustedes recordarán, la Global era de Jan Tops y Frank McCourt, y éste decidió vender su participación a un empresario germano.

El empresario germano ha entrado en litigio con este asunto, en un tribunal en Ámsterdam, y veremos a ver cómo acaba la historia

Pleitos tengas y los ganes, decimos en España…

Carolo López-Quesada

Fahnenkönig el mejor palmarés de un caballo en España

Fahnenkönig el mejor palmarés de un caballo en España

 Sin lugar a dudas, Fahnenkönig (Rey de Banderas, su traducción), ha sido el caballo que vistiendo la camiseta nacional española, ha ganado más en todo el mundo. Junto con el caballo francés, Quorum, han sido los dominadores de esta faceta en España.

El criador de este gran caballo fue el señor Clement Poppe; el padre del famoso caballo de Goyoaga, fue Fahnenwald, semental del estado alemán hijo de Fahnentraeger (nacido en el este de Prusia) y madre Antfleda por Alderman I.

La madre de Fahnenkonig, fue Alpenrose, yegua de 1,67 a la cruz, también alazana, hija de Amorno, por Alkoven (Alderman I).

Como se puede ver en la carta de origen de Fahnenkönig, Alderman I aparece en su línea paterna y en su línea materna; posteriormente según el Stud Book de Hanover, tras Alderman I , y de esa descendencia, apareció la famosa línea  del semental del estado Celle, que a su vez enraizó con el excepcional caballo de Hugo Simon , E.T. FRH (ganador del Gran Premio de Aachen y dos veces de la Copa del Mundo). De Fahnenkönig a E.T. RFH       vía genes; interesante curiosidad.

Fahnenkönig fue comprado en Alemania por Francisco Goyoaga en una cantidad realmente importante de dinero; aunque también es verdad, que en un año y medio, o algo menos, había ganado en premios el valor de su compra.

El palmarés de este caballo es realmente excepcional: es el único caballo de un jinete español en haber ganado el Gran Premio del CSIO de Aachen (1.956), dos veces el Gran Premio del CSIO de Madrid, dos veces la Copa del Generalísimo en el CSIO de Madrid, el Gran Premio del CSIO de Niza, el Gran Premio del CSIO de Ginebra, los Grandes Premios de Hanover ( 2 veces ), Dortmund (2 veces), Berlín (2 veces), el Gran Premio de París, la Copa de Naciones de Aachen, dos Copas de Naciones en Madrid, la Copa de Naciones de Niza…

Bástese decir a nivel de anecdotario del caballo que en 1.956 ganó en el CSIO de Madrid el Trofeo Martorell, el Trofeo Gor y el Gran Premio del CSIO ; que en 1.957 ganó en Madrid Generalísimo y Copa de Naciones ; que en 1.958, ganó el Gran Premio, la Copa del Generalísimo, la Copa de Naciones y el Trofeo Kirkpatrick.

En Ginebra  CSIO, ganó un año dos grandes, el Gran Premio, la Potencia y estuvo segundo en la Copa de Naciones ¡Quién da más!.

Del palmarés de pruebas en España, ni nos adentramos puesto que entonces este artículo sería interminable.

El caballo fue Olímpico en Estocolmo 1956, en donde estuvo decimoquinto en la clasificación  individual y sexto por equipos, no ofreciendo su mejor valor, o al menos el esperado en esos momentos.

En el año 1.956 en el Campeonato del Mundo de Aachen, llevó a  Francisco Goyoaga a la medalla de plata individual. Realmente Fahnenkönig, hizo lo que tiene que hacer un caballo en una final del Campeonato del Mundo; realizó un recorrido sin faltas con su jinete, y por el contrario, fue el caballo que más faltas cometió con el resto de jinetes; el peor caballo de la final.

Fahnenkönig, Rey de Banderas, y Rey del palmarés de un caballo en España.

Carolo López-Quesada