La FEI implacable debería ser

La FEI implacable debería ser

En el pasado completo de Equi-Treck Bramham International Horse Trials, de la semana pasada, se produjo la triste historia del “perro” dentro de la pista de concurso hípico, con un jinete compitiendo: Andrew Nicholson en este caso.

Perro que persigue a caballo, una historia que ya hemos visto en algunas ocasiones, como en el pasado Campeonato de España de Mayores en el Club de Campo Villa de Madrid.

Andrew Nicholson declaró no haber entendido cómo no le habían tocado la campana, para haberse parado.

La instantánea es brutal, con una persona tratando de detener al perro, al más puro estilo Gianluigi Buffon. Todo tiene mucha “gracia”, mientras no haya un accidente grave, como ya viéramos en Madrid hace muchos años con Hubert Parot.

La FEI debería de ser implacable con esta situación.

Carolo López-Quesada